Virgen de Guadalupe
Fotografía: AFP
Zapopan, Jalisco.

Guiados por su devoción a la morenita del Tepeyac, fieles católicos celebraron el día de la virgen de Guadalupe. En el santuario construido en su honor en la ciudad de Guadalajara, en el barrio que lleva este mismo nombre, cientos de personas acudieron para rendir honor a la madre de Dios.

Desde la noche del pasado miércoles 11 de diciembre, provenientes de distintas partes del estado, acudieron los fieles a mostrar su respeto, a pagar mandas por milagros concedidos; tal como lo hizo la señora Anita, una mujer que acudió en compañía de sus nietos y su familia para dar gracias por la salud de los pequeños.

La celebración que tuvo lugar en la capital de Jalisco, dejaba en alto el valor de la familia, pues eran los niños quienes engalanaban las calles del barrio del santuario de la virgen de Guadalupe con sus trajes típicos, representaciones de Juan Diego y Adelitas.

Además del dogma, en la festividad no faltó la riquísima comida mexicana, las tradiciones que caracterizan a esta inigualable comunidad.

Y es que acudir al barrio del santuario y no probar las tortas, las Nieves, las cañas o los deliciosos buñuelos con miel es como no haber asistido… Así lo decían decenas de personas que se mostraban gozosos al degustar suculentos platos.

Incluso sentados en la banqueta, familias enteras hacían fila para probar los tradicionales buñuelos de Cuquita, un postre adoptado por la cocina mexicana, pero que al escuchar de este no podemos más que pensar en este pintoresco barrio; El santuario de Guadalupe.

Generación tras generación, desde épocas del porfiriato en este sector de Guadalajara se han vendido estos suculentos platillos, así lo relató el señor Jorge Nido, uno de los herederos de esta tradición tapatía.

Y claro no puede faltar el maridaje perfecto, el atole blanco, una bebida prehispánica que al paso de los siglos sigue presente en nuestra cultura.

En un ambiente de fe pero también de fiesta, transcurrió el día en que los fieles católicos celebran a la virgen de Guadalupe, la representación de la madre de Dios que se dio en el cerro del Tepeyac, en donde la sagrada imagen se grabó en la tilma de Juan Diego, un indígena que en los tiempos de la conquista fue un Ícono para la aceptación de este dogma que permitió la evangelización del territorio mexicano.