Fernanda Peña accidente
Fotografía: EFE
Guadalajara, Jalisco.

Familiares de una de las víctimas del accidente en el que el delantero Joao “N” estrelló su coche en Jalisco pidieron este viernes al gobierno de España ayuda legal y económica para hacer justicia.

Martha Álvarez-Ugena, madre de Fernanda Peña, fallecida en el choque, dijo en entrevista con Efe que reclama tanto al gobierno mexicano como al español que den seguimiento al caso ya que considera que las autoridades locales han incurrido en irregularidades en la investigación y favorecieron al futbolista.

Fernanda Peña nació en México, pero también tiene nacionalidad española, explicó la familiar.

“Somos ciudadanos españoles. Le pido al gobierno español que esto no quede en el olvido, él (Joao Maleck) jugó en el Sevilla, les pido que nos apoyen y den seguimiento porque es indignante, es una corruptela y no podemos permitir esta injusticia”, expresó la madre.

Joao “N”, de 20 años, fue delantero del Sevilla Atlético Club.

El pasado 23 de junio estrelló su automóvil contra el de Fernanda Peña y Alejandro Castro, una pareja de recién casados que fallecieron luego del impacto presuntamente causado porque el jugador estaba alcoholizado y circulaba a exceso de velocidad en una zona residencial del municipio de Zapopan.

En un principio la Fiscalía del Estado de Jalisco solicitó la audiencia por el delito de homicidio “a título de culpa grave y daño a las cosas”.

Un juez determinó prisión preventiva de seis meses al joven, aunque determinó que no había pruebas suficientes para determinar las agravantes del hecho y concedió a la defensa un mes para negociar con los familiares de las víctimas.

Álvarez-Ugena, nieta de Manuel Álvarez-Ugena, político republicano español que se exilió en México tras el golpe de Estado de Franco, considera que tanto el Ayuntamiento de Zapopan como la fiscalía han actuado de manera parcial y a favor del futbolista.

Fernanda Peña accidente
Fotografía: EFE

Pone como ejemplo que la prueba de alcoholemia le fue practicada a Joao “N” ocho horas después del accidente y dio un resultado positivo de 50 miligramos por 100 mililitros de orina.

Mientras que el análisis de sangre resultó negativo, además de que los peritajes determinaron que el auto circulaba a una velocidad no menor de 35 kilómetros por hora, pese a los testimonios de varios testigos.

“A él lo ayudaron a bajar del carro, no porque estuviera herido, tenía una simple cortada en la cabeza, sino porque venía borracho, además salió un copiloto con una botella de alcohol en la mano y aparece una tercera persona sacando botellas de adentro del carro. Esos vídeos se cortaron, pero mucha gente nos ha dado sus testimonios”, afirmó.

La madre de la víctima asegura que el proceso de investigación ha sido mal integrado pues “hay mucho dinero de por medio” y Joao “N” usó de su poder y sus influencias, pues además de haber estado en el fútbol español sigue vinculado al Santos Laguna mexicano y es un prospecto para la selección mexicana.

Joao “N” tiene madre mexicana y su padre es el futbolista camerunés Jean-Claude Maleck, quien jugó en los Tecos UAG y el San Luis a finales del siglo pasado.

Ha sido convocado a la selección mexicana juvenil, pero no tiene experiencia en la Primera División de México.

Álvarez-Ugena recordó que su hija Fernanda era una joven de que le gustaba la filantropía y las causas sociales. El viernes, dos días antes del accidente, había contraído matrimonio civil con Alejandro, y un día antes se habían casado a la iglesia.

Aunque la exesposa de Alejandro aceptó un acuerdo con Joao “N” como víctima indirecta, los familiares de ambas víctimas se niegan a aceptar la indemnización económica que les ofrecen los abogados pues buscan que el futbolista sea juzgado y permanezca en la cárcel y con eso sentar un precedente para casos similares.

“La vida de mi hija no tiene precio”, dijo la madre.

“Mi vida está destrozada, estoy muerta en vida y si estoy ahora aquí es porque voy a honrar la memoria de mi hija y de su esposo. No voy a permitir que este caso quede impune”, puntualizó.