Guillermo Mordillo
Fotografía: Chistof Stache - AFP
Madrid, España.

El dibujante argentino Guillermo Mordillo, que cosechó un gran éxito en Europa, falleció a los 86 años en la isla española de Mallorca, confirmaron este lunes sus representantes.

“Lamentamos mucho anunciar que el señor Mordillo falleció en la noche del 29 al 30 de junio”, indicó a la AFP una portavoz de Rubinstein, la agencia que gestiona sus derechos internacionales.

La portavoz precisó que el caricaturista murió luego de sentirse indispuesto en un restaurante en Palma de Malloca donde cenaba.

Sus dibujos estaban impregnados de un humor negro que él definía como “la ternura del miedo”: Un toro que patea las nalgas de un torero que se muestra triunfante, un campo de fútbol repleto de edificios o una jirafa enamorada de un elefante.

Una de las viñetas más tuiteadas al conocerse su muerte ilustra su estilo. Creada en 1973 con el título del “individualista”, en ella un hombre es arrestado por la policía en su casa por haber pintado el tejado con olas de color rosa en un barrio de residencias uniformes y de un gris deprimente.

“La gente me pregunta a veces cómo me surgen las ideas. Para mí está claro: las ideas son como mariposas, vuelan de forma fugaz y yo intento atraparlas“, dijo en una entrevista en 2011.

Mordillo nació en Buenos Aires de padres españoles en 1932, el mismo año que su compatriota Quino y que el francés Sempé, con los que se le comparaba a menudo.

Inició su carrera en la publicidad y la ilustración, antes de fundar con 20 años el estudio de dibujos animados Calas, según su editorial en Francia Glénat. Vivió en Lima y Nueva York antes de trasladarse a París en 1963, cuando fue catapultado al éxito.

Como no dominaba el francés, sus dibujos eran silenciosos, sin comentarios ni bocadillos de diálogo, de un estilo que se convirtió en su seña de identidad.

Sus obras aparecieron en importantes revistas francesas como Paris Match o Marie Claire.

– “Popularidad mundial” –

Su popularidad no se limitó a Francia, también conquistó España y tuvo “un éxito astronómico en Inglaterra y Alemania”, recuerda Glénat.

“Hemos recibido muchas condolencias a través de las redes sociales que reflejan su popularidad mundial y el respeto de personas de todas las edades”, señaló por correo electrónico a la AFP Peter y Geraldine Radzim, del estudio ubicado en Mónaco Art Petrus, que publicaba sus viñetas de edición limitada.

El diseñador argentino, que también ilustró libros infantiles y tarjetas de felicitación, había dicho en algunas entrevistas que la vocación le llegó al ver “Blancanieves” de Walt Disney en el cine.

Quedó especialmente impactado por las grandes narices de los siete enanitos de la película e integró ese rasgo a sus propias obras.

La feria del libro infantil de Bolonia (Italia) le dedicó una exposición especial en 1998, que incluyó su primer dibujo animado hecho con tan solo 12 años y sus ilustraciones de la década de 1950 en Argentina y Perú.