etiquetado alimentos obesidad
Fotografía: José Méndez - EFE
Ciudad de México, México.

La asociación Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) lanzó este martes una campaña para exigir el etiquetado frontal y claro en los alimentos ultraprocesados para combatir la epidemia de obesidad y diabetes en México.

En conferencia de prensa realizada en Ciudad de México, Ana Larrañaga, coordinadora de la Coalición ContraPESO, denunció que no ha habido una legislación respecto al etiquetado debido a la “fuerte interferencia de las industrias de alimentos y bebidas ultraprocesados”.

“México no ha podido legislar sobre este tema y no ha podido impulsar un etiquetado debido a la fuerte posición de las empresas. Esto se llama conflicto de intereses. No podemos seguir permitiendo que sean estas empresas las que manipulen y decidan el etiquetado que queremos”, señaló Larrañaga.

Añadió que en un país donde cada año mueren más de 98 mil personas por diabetes es incomprensible que los límites máximos de consumo de azúcar establecidos en el etiquetado sean de 90 gramos de azúcar. Esto, destacó, es casi el doble que el límite máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es de 50 gramos de azúcar al día.

“Estamos molestando a los interés de las empresas. Es indignante que no se esté legislando porque se están prefiriendo proteger los intereses económicos de las industrias”, subrayó Larrañaga.

En tanto, Alejandro Calvillo, director de la asociación civil El Poder del Consumidor, afirmó que el etiquetado frontal es la única herramienta que permite a los consumidores tomar decisiones informadas sobre su alimentación, por lo que este debe ser sencillo, claro y entendible.

Dio a conocer que de acuerdo con un estudio realizado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), México lidera el consumo de alimentos ultraprocesados en la región y es el cuarto a nivel mundial.

A su vez, la doctora Julieta Ponce, directora del Centro de Orientación, recalcó que la obligación del Estado es adoptar medidas para ayudar a las personas elegir alternativas más saludables para su vida, como parte del derecho a la alimentación.

Ponce aseveró que el consumo de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas es una de las causas de enfermedades crónicas como insuficiencia renal, padecimientos cardiovasculares y síndromes metabólicos que representan las principales causas de muerte en el país.

El doctor Marcos Arana, representante de la Red Internacional de Acción en Alimentos para Niños, apuntó que las poblaciones de escasos recursos son la más afectadas por la industria de alimentos ultraprocesados.

Recalcó que existen más puntos de venta de comida chatarra en las zonas marginadas y las consecuencias son peores para esta población que también carece de acceso a los servicios de salud.

Desde abril de 2014 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación los lineamientos que deben observar los productores de alimentos y bebidas no alcohólicas para efectos de la información del etiquetado frontal.

Sin embargo, el debate entre las empresas de la industria de alimentos ultraprocesados, los legisladores y la sociedad civil se ha mantenido.

La Cámara de Diputados tiene pendiente la reforma a la Ley General de Salud en materia de sobrepeso, obesidad y etiquetado frontal en alimentos y bebidas no alcohólicas.