Elías Beltrán
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El exprocurador general de México Alberto Elías Beltrán, negó este martes estar involucrado en un delito de lavado de dinero después de que el periódico Reforma revelara que la Fiscalía General lo investiga por esta presunta irregularidad.

En ningún momento su servidor y mi esposa realizamos una actividad ilícita y mucho menos con dinero perteneciente al erario”, dijo Elías Beltrán, quien ejerció como procurador durante el último año de Presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

En entrevista con Radio Fórmula, el último titular de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), sustituida por la Fiscalía General de la República (FGR), reveló que no tiene “conocimiento de la denuncia”.

“Todos mis ingresos son derivados de mi trayectoria laboral en el Gobierno federal”, defendió Elías Beltrán, quien en los últimos 10 años ha trabajado en la Secretaría de Hacienda y en la PGR.

El exfuncionario informó que solo dispone de una cuenta bancaria que hasta el momento no ha sido congelada a pesar de la supuesta investigación iniciada por la Fiscalía.

“No tengo ninguna propiedad en el extranjero ni en ningún lugar del mundo”, añadió Elías Beltrán, quien reveló que su esposa, Marcela Kuchle, quien también estaría investigada, solo posee un inmueble ubicado en Ciudad de México.

De acuerdo con el periódico Reforma, la Fiscalía inició una indagatoria por presunto lavado de dinero contra Elías Beltrán y su esposa a raíz de una querella presentada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda del actual Gobierno federal.

La querella está relacionada con “una serie de movimientos bancarios de 2016 a la fecha”.

El periódico informó de que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, fue destituido en 2017 de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales por Elías Beltrán.

Preguntado por esta coincidencia, Elías Beltrán se mostró convencido de que durante esta investigación se respetarán sus “derechos humanos, el debido proceso y la presunción de inocencia”.