Gaza
Fotografía: Mahmuf Hams - AFP
Gaza, Territorios Palestinos.

La Franja de Gaza se encontraba en “estado de alerta” el miércoles tras los atentados con bombas del martes por la noche en los que murieron tres agentes de policía, lo que aumenta la tensión en este enclave palestino dirigido por Hamas.

Los servicios de seguridad en Gaza ya disponen de las primeras informaciones de este crimen odioso y continúan con sus investigaciones para establecer las circunstancias exactas (…) de estos atentados con bombas”, indicó el Ministerio del Interior de Gaza, que detalló que se trataba de “atentados suicidas”.

Las autoridades gazatíes elevaron el balance de dos a tres muertos, además de tres heridos.

Varios testigos dijeron a la AFP que los ataques los protagonizaron hombres a bordo de motocicletas, pero las fuentes oficiales no confirmaron esta descripción de los hechos. Son los primeros atentados suicidas en Gaza desde 2017.

Según el Ministerio del Interior, dos policías murieron y otra persona resultó herida en el barrio de Tal al Hawa en la ciudad de Gaza. Otro agente perdió la vida y dos personas sufrieron heridas en un segundo ataque cerca de la costa en esta misma localidad.

El portavoz del ministerio, Iyad al-Bozm, indicó que los servicios de inteligencia locales identificaron dos hombres “que hicieron estallar sus cargas en dos retenes de la policía en Gaza”.

Periodistas de la AFP comprobaron una presencia reforzada de agentes de Hamas en los ejes principales de este enclave palestino, sometido a un estricto bloqueo de Israel desde hace más de diez años.

“Los atentados pretenden afectar la estabilidad de Gaza y solo sirven a los intereses de Israel”, aseguró Ismail Haniya, jefe del politburó de Hamas. “Pedimos a la población que se una a nuestros servicios de seguridad y que los apoye para restablecer el orden”, añadió en un comunicado.

Los tres policías muertos, considerados “mártires” por Hamas, se llamaban Salama Majid al Nadim, de 32 años, Wael Musa Mohamed Jalif, de 45 años, y Alaa Ziad al Gharabli, de 32 años, precisó el Ministerio del Interior gazatí.

– Tensiones –

El último ataque suicida con bomba en Gaza se había producido el 17 de agosto de 2017 en el sur del enclave, donde un kamikaze se hizo explotar en un puesto de control cerca de la frontera con Egipto. Entonces, Hamas detuvo a decenas de presuntos salafistas.

El movimiento islamista palestino, vinculado a los Hermanos Musulmanes, se ve confrontado desde hace años a la amenaza interna de grupos salafistas.

Estos atentados se producen después de que intercambios de disparos de misiles palestinos y represalias israelíes hacen temer desde mediados de agosto una nueva escalada entre Hamas y el ejército israelí, antes de las elecciones legislativas en el estado hebreo del 17 de septiembre.

Tras nuevos ataques con misiles desde Gaza a Israel, las autoridades israelíes redujeron a la mitad las entregas de combustible en Gaza, imprescindible para hacer funcionar la única central eléctrica del enclave palestino.

Las autoridades israelíes acusaron a Hamas de que estas agresiones debilitan la tregua, negociada por la ONU y Egipto, que prevé una disminución del bloqueo israelí a cambio del final de las operaciones militares en el enclave.

Además, el ejército israelí reprochó a Hamas de no dedicar suficientes esfuerzos en combatir a grupos yihadistas.

El Ministerio del Interior gazatí no indicó si los atentados del martes por la noche se deben a eventuales tensiones entre Hamas y grupos salafistas radicales.