espuma tóxica
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

Una persona murió tras adentrarse en una espuma tóxica que ha surgido en los últimos días en un río y en la presa Valsequillo, en Puebla, un extraño suceso que está siendo evaluado por las autoridades, según reportan medios locales.

Este viernes fue hallado un cuerpo flotando en las aguas de riego en el barrio de San Juan, en el municipio de Cuautinchán, y las autoridades lo identificaron como el hombre que desapareció el miércoles pasado al intentar tomarse una fotografía con la espuma tóxica.

De acuerdo con un reporte del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD) la espuma -que empezó a detectarse desde el 21 de julio- se produjo debido a que se vierten grandes cantidades de plomo, cadmio, cobre, fósforo, nitrógeno, detergentes, plaguicidas, solventes, pinturas y desechos sanitarios en el cauce de los ríos Zahuapan, Atoyac y Alseseca.

Los cuerpos de agua atraviesan por parques industriales y empresas que se dedican a los giros textiles, químicos, de construcción, electromecánica automotriz y petroquímica, por ello, estos son los principales aportadores de contaminantes de la presa.

Además, se presume que la polución proveniente de 17 municipios de Puebla y Tlaxcala también agrava la situación.

En esta región también se utiliza este agua para los cultivos, lo que genera un riesgo sanitario adicional para la población.

La organización civil Dale la cara al Atoyac, defensora del medioambiente, denunció en redes sociales que desde el 2015 se han presentado hechos como este y que hasta la fecha las autoridades han sido laxas con las fábricas.

“El problema de la espuma tóxica no es nuevo, de hecho encontramos en archivos de junio de 2015 algunas fotos tomadas en el mismo sitio (…). La falta de rectoría en el Estado, la nula normativa en los detergentes y demás productos, la falta de herramientas técnicas y jurídicas en los municipios, ha hecho que este problema solo se agrave”, público la ONG en redes sociales.

Sin embargo, se han congratulado de que gracias a sus denuncias fueron clausuradas varias empresas textiles que contaminaban el río.

Efe intentó contactar con la Secretaría de Salud del estado de Puebla y no recibió respuesta.