Borrador automático
Washigton, Estados Unidos.

El presidente Donald Trump se vio forzado a perder a su candidato para liderar el Pentágono el martes, en medio del tenso enfrentamiento de Estados Unidos con Irán, que afirmó haber desmantelado una red vinculada a la agencia estadounidense de inteligencia CIA.

Las potencias extranjeras están observando la situación en Medio Oriente con creciente preocupación, a medida que Teherán y Washington intercalan advertencias sobre una escalada del conflicto.

El lunes por la tarde, Trump aseguró a la revista TIME -en aparente contradicción con algunos de sus asesores- que considera que las explosiones en dos petroleros, de los que Washington culpó a Irán, solo fueron “muy menores”

Pero su manejo del conflicto se hundió aún más en la incertidumbre por el abrupto retiro de su candidato a convertirse en Secretario de Defensa.

Trump anunció en Twitter que Patrick Shanahan, renunció al cargo para pasar tiempo con su familia. La candidatura del exejecutivo de Boeing para la titularidad estuvo meses estancada en el Congreso hasta ser descartada, luego de revelaciones de incidentes violentos durante su anterior matrimonio.

Trump nombró al secretario adjunto del ejército, Mark Esper, como su nuevo candidato. Comenzará a ejercer su cargo el 24 de junio.

Los cambios dejan al Pentágono sin un jefe permanente desde la sorprendente renuncia del respetado James Mattis, en diciembre pasado.

A pesar de los comentarios de Trump a la revista TIME, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió a Irán que Estados Unidos actuará seriamente para frenar lo que califica como una agresión iraní.

El lunes, se emitió la orden de desplegar 1,000 soldados adicionales, que se sumarán a las poderosas fuerzas aéreas y navales enviadas anteriormente.

El despliegue debería “convencer al gobierno islámico de Irán de que somos serios y para disuadirlos de una nueva agresión en la región”, dijo Pompeo el martes.

– Acusaciones de espionaje –

En Teherán, las autoridades aseguraron haber desmantelado una red de espionaje estadounidense.

El anuncio se produjo un día después de decir que a partir del 27 de junio, el país comenzaría a exceder el límite acordado en un acuerdo nuclear internacional de 2015 que Trump abandonó unilateralmente en mayo pasado.

Desde entonces, las tensiones entre Teherán y Washington se han incrementado con Estados Unidos reforzando su presencia militar en la región, restableciendo sanciones y agregando a la Guardia Revolucionaria de Irán en una lista de organizaciones terroristas.

“Con base en nuestras propias informaciones e indicios recolectados al interior de los servicios estadounidenses, descubrimos recientemente las nuevas personas reclutadas por los estadounidenses y desmantelamos esa nueva red”, anunció la agencia oficial iraní Irna, que cita al “jefe del contraespionaje del ministerio de Inteligencia”.

Algunos espías de la red que, según Irna, fue instalada por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), ya fueron detenidos y entregados a la justicia. La agencia no da sin embargo ninguna cifra y no precisa la nacionalidad de los sospechosos.

– Un llamado a la “prudencia” –

Frente a la escalada de tensiones, Rusia, país aliado de Irán, llamó a la “prudencia”. “Preferiríamos que no se apliquen medidas que puedan provocar un incremento de las tensiones en esta región de por sí tan inestable”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, llamó el martes a Irán a “tomar decisiones prudentes” y advirtió a la vez contra la apertura de una “caja de Pandora” en Oriente Medio tras el anuncio de Washington.

Estados Unidos culpó a Irán por el ataque, la semana pasada, de dos petroleros en el Golfo de Omán, una acusación que Teherán descarta por ser “infundada”.

El Pentágono lanzó nuevas imágenes el lunes que según dijo, mostraban que Irán estaba detrás del ataque de uno de los barcos.

Teherán ha negado con vehemencia cualquier participación y sugiere que el propio Washington podría ser responsable.

– El ultimátum de Irán –

Irán anunció el lunes que sus reservas de uranio enriquecido sobrepasarían a partir del 27 de junio el límite de 300 kilogramos impuestos en el acuerdo internacional sobre su energía nuclear.

Diseño: AFP

El presidente iraní, Hasán Rohani, ya había anunciado en mayo que su país dejaría de cumplir sus compromisos respecto “al grado de enriquecimiento del uranio”, y que retomaría su proyecto de construcción de un reactor de agua pesada en Arak (centro), si los países que siguen suscribiendo el pacto nuclear no lo ayudaban a sortear las sanciones estadounidenses.

El reactor de Arak se suspendió tras el acuerdo de Viena, que también obliga a Irán a no enriquecer uranio por encima del 3.67%, una cifra muy por debajo del 90% necesario para fabricar un arma atómica.