Venezuela
Fotografía: Federico Parra - AFP
Caracas, Venezuela.

El embajador ruso en Venezuela, Vladimir Zaemskiy, acusó a Estados Unidos de entorpecer con sus sanciones un acuerdo entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición para resolver la crisis política.

“Washington, con sus nuevas acciones coercitivas, ha entorpecido el proceso de negociaciones”, señaló el diplomático en un comunicado entregado a la prensa extranjera este jueves, en el que además criticó al opositor Juan Guaidó, reconocido como mandatario venezolano por medio centenar de países.

Zaemskiy tachó de “lógica perversa” la argumentación de Washington de que las medidas punitivas -que en su más reciente capítulo congelaron los activos de Venezuela en Estados Unidos- son necesarias para el éxito del diálogo que se lleva a cabo en Barbados.

Maduro congeló las conversaciones el pasado 7 de agosto en rechazo a esas acciones, que adicionalmente amenazan con sancionar a empresas que negocien con el gobierno socialista, al que la Casa Blanca ya impuso en abril un embargo petrolero.

Esa lógica es absolutamente perversa porque al fin y al cabo los dos temas más importantes en Barbados son levantamiento de sanciones y ruta electoral”, indicó el embajador.

Según el diplomático, las nuevas sanciones llegaron justo cuando el oficialismo y la oposición habían acordado “casi tres cuartas partes” de la agenda que se discute en la isla caribeña desde el 8 de julio y en la que media Noruega.

A su juicio, Guaidó cometió un “error garrafal” al apoyar esas medidas y señalar que no afectarían a la población; en tanto, el protagonismo de Washington hace que no sea suficiente un compromiso entre las partes, sino que éste debe “satisfacer” a Donald Trump.

Es difícil vislumbrar un desenlace feliz de la situación venezolana hasta que los EEUU (…) dejen de actuar como el árbitro infalible”, afirmó Zaemskiy. Rusia es el principal apoyo internacional de Maduro, respaldado además por los militares.

Los diálogos buscan resolver la peor crisis en la historia reciente de Venezuela, reflejada en hiperinflación, el desplome de su vital producción de crudo y el éxodo de 3.6 millones de personas desde principios de 2016.