Las prefectas y maestras que presentaron una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Jalisco, por los casa de violencia registrados en el internado “Valentín Gómez Farias”, son ahora acosadas laboralmente, denuncian las propias afectadas.
Mientras tanto, el coordinador, la directora y el administrador del internado no han sido sancionados por la Secretaria de Educación Jalisco.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here