Ecuador pide ONU
Fotografía: Li Muzi - Xinhua News
Quito, Ecuador.

El Gobierno de Ecuador expresó hoy su disposición para recibir el acompañamiento de Naciones Unidas (ONU), con miras a superar la tensa situación que enfrenta el país por violentas manifestaciones antigubernamentales.

“El Gobierno del Ecuador ha comunicado al representante de las Naciones Unidas en Quito su disposición a recibir el acompañamiento de la ONU, que favorezca el retorno a la paz social y entendimientos dentro del país”, indicó la Cancillería en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador agregó que el Gobierno se une al llamado de la ONU, de la Conferencia Episcopal y de otras “voces que apelan a buscar consensos a través de un diálogo pacífico y efectivo” con los inconformes.

Ecuador vive desde hace una semana un clima de tensión por manifestaciones que protagonizan diversos sectores, en contra de las medidas económicas anunciadas por el Gobierno el pasado 1 de octubre.

La medida más polémica es la eliminación de subsidios a las gasolinas y al diésel, que derivó en el incremento del precios de los carburantes.

La situación se agudizó desde el fin de semana pasado cuando el sector indígena declaró un paro indefinido, que intensificó con el bloqueos de carreteras, lo que afectó el comercio y la movilidad de los ciudadanos.

Fuertes enfrentamientos con la fuerza pública se produjeron el lunes durante el quinto día del paro indígena, con saqueos y actos vandálicos, según denunció el Gobierno que condenó los hechos.

Miles de indígenas llegaron la noche del lunes a la ciudad de Quito para concentrarse, movimiento que ha convocado a una huelga nacional para mañana miércoles, junto a sindicatos de trabajadores.

La situación llevó al presidente Lenín Moreno a trasladar la sede del Gobierno a la ciudad de Guayaquil, tras denunciar que existe un intento de golpe de Estado.

La Cancillería de Ecuador añadió en el comunicado que el Gobierno concuerda con la expresión de “preocupación” de la ONU sobre la “escalada de la violencia registrada en el país sudamericano durante las protestas sociales”.

“El Gobierno ecuatoriano denuncia que dicha violencia ha incluido saqueos, daños a bienes públicos y privados, ataques a ambulancias, el incendio de más de una decena de vehículos de la Fuerza Pública y el secuestro de varios de sus miembros”, detalló.

Indicó que en estos “actos brutales”, que nunca antes se había presenciado en Ecuador, hay grupos que persiguen crear el caos en el país y, a través de una acción coordinada, “elevar el nivel de confrontación y poner en peligro el ordenamiento democrático”.

“Esos grupos sin duda no representan a ciudadanos que, aun con puntos de vista divergentes sobre la eliminación de los subsidios, están abiertos a un diálogo que halle vías para atender sus preocupaciones de manera pacífica”, apuntó.

El comunicado señaló que al dialogar se podrían considerar varias medidas que “suplan el incremento del precio de pasajes en áreas rurales”.

Mencionó, por ejemplo, líneas de crédito para pequeños agricultores, cooperativas de transporte de las comunidades y políticas de reactivación agraria.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here