La cuesta de enero se hace más pesada y más prolongada este año, porque las familias mexicanas se enfrentan al aumento en los precios de los alimentos, los pagos de deudas, los pagos en la tenencia vehicular, predial, agua, luz y el aumento en las gasolinas, gasa y electricidad indicó, profesor investigador del CUCEA., Héctor Luis del Toro.
En los últimos diez años, el poder adquisitivo de los trabajadores ha disminuido en un 75 por ciento, agrega el investigador.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here