cantidad reos cárceles Jalisco
Fotografía: Medios

Guadalajara, Jalisco.

La cantidad de personas privadas de su libertad en el Estado de Jalisco se ha duplicado en los últimos 18 años; hoy supera a la cantidad de habitantes en 54 municipios del Estado.

Del año 2000 al 30 de abril del 2018, la cantidad de personas encarceladas en Jalisco creció 239%, pasó de 5 mil 898 a 14 mil 126 personas, según datos de la respuesta a la solicitud de transparencia folio FG/UT/4365/2018 de la Fiscalía General del Estado de Jalisco (FGE).

Hoy en día, la población en los centros penitenciarios del Estado es equivalente a todos los habitantes del municipio de Mascota, según la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El centro penitenciario más poblado es el Reclusorio Preventivo del Estado de Jalisco –en Tonalá-, con 5 mil 909 personas; le siguen el Centro de Readaptación Social –en Tonalá-, con cinco mil 505 y el Reclusorio Zona Sur varonil –en Ciudad Guzmán-, con 738.

Por otra parte, los centros penitenciarios menos poblados son el Centro Integral de Justicia Región (CEINJURE) Costa Sur –en Autlán-, con 44; el Reclusorio Zona Sur femenil, con 27 y el Centro de Observación, Clarificación y Diagnóstico, con 20 menores de edad retenidos.

– Incremento súbito –

Al 31 de diciembre del 2014, la población en centros penitenciarios del Estado de Jalisco alcanzó su máximo histórico: 17 mil 919 personas encarceladas, una cantidad tres veces mayor a la registrada en el año 2000.

Ese incremento súbito de personas privadas de su libertad en Jalisco tiene una explicación política, asegura el investigador del departamento de Derecho y Justicia del Centro Universitario de la Ciénega de la Universidad de Guadalajara (UdeG) Rubén Ortega Montes.

“Del 2000 al 2014, el partido que gobernaba en ese momento, Acción Nacional, logró algunos cambios en los códigos penal y de procedimientos penales y agravó algunos delitos. Además –hay que tomar en cuenta- la forma en la que trabajaban algunos agentes del ministerio público: delitos como lesiones los elevaban a homicidios en grado de tentativa; algún escarceo amoroso entre jóvenes lo elevaban a abuso sexual o corrupción de menores. Fue una etapa oscura del derecho penal en Jalisco. Esto llevó a que las cárceles se sobresaturaran”.

– Descenso de población encarcelada es temporal: especialista –

Del 2015 al 30 de abril del presente año, la población en las cárceles jaliscienses descendió 21%. Según Ortega Montes, la razón del decrecimiento es la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio y Adversarial, el cual ocasionó desconfianza en los policías, quienes han tenido miedo a realizar detenciones “fuera del debido proceso” y que se decrete la libertad de los detenidos por una detención ilegal.

Para el investigador, la tendencia de decrecimiento pronto se revertirá y la población encarcelada en Jalisco volverá a ir al alta por una razón: una de las propuestas más repetidas de los políticos en campaña es hacer cambios en el sistema de justicia para volver a endurecer las penas.

“Es una medida mediática. La gente en México prefiere juzgar por los medios –de comunicación-. Prometerle a la gente que se va a meter a la cárcel a los criminales y que no se les va a dejar salir es políticamente redituable”, explicó Ortega Montes.

– Reinserción social: objetivo fallido –

“Las cárceles hoy en día no rehabilitan a nadie”, sentencia el investigador de la UdeG. Señala que las situaciones adversar a las que los reos se enfrentan en prisión les va generando un resentimiento que podrían materializar en acciones dañinas a la sociedad cuando vuelvan a estar en libertad.

“Recuerdo a un joven en la prisión de Zacoalco de Torres que dormía debajo de un lavadero de un metro por un metro y medio. ¿Te imaginas a esa persona? ¿Cuando salga, querrá portarse bien? Si un ciudadano se molesta con la autoridad por una arbitrariedad de un personal de tránsito y vialidad, ahora imagina lo que pasará por la cabeza de alguien que vive en un centro penitenciario”, expuso el investigador del CUCiénega.

– Hacinamiento que viola los derechos humanos –

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en su Informe Sobre los Centros de Reclusión de Baja Capacidad del año 2017 documentó que el CEINJURE de Chapala tenía a 154 personas recluidas en un espacio para 84, es decir 83% de sobrepoblación; caso similar al CEINJURE de Lagos de Moreno, con la misma capacidad y con una sobrepoblación de 14%.

En 2016 y 2017, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) emitió cuatro recomendaciones a la Fiscalía de Reinserción Social de Jalisco por motivos relacionados a la carencia en la infraestructura y falta de capacitación del personal que labora en los centros penitenciarios de la entidad, lo que originó violaciones a derechos como el de la salud, a la seguridad personal, a la legalidad y a la vida.

Ortega Montes exhortó a quien resulte electo como gobernador de Jalisco a que invierta en ampliar o construir nuevos centros penitenciarios en la entidad y que invierta en la capacitación y sensibilización de los policías custodios, ya que, dijo, deben tener un alto grado de respeto a los derechos humanos de las personas privadas de su libertad.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here