Fotografía: Medios
Caracas, Venezuela

Dos nuevas manifestaciones multitudinarias se llevarán a cabo este sábado en Venezuela, en apoyo y rechazo a la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El oficialismo convocó a los trabajadores del sector alimenticio a una marcha con destino al Palacio de Miraflores (sede de gobierno), pasando por distintos puntos de la ciudad de Caracas, con el fin de respaldar la convocatoria a la ANC, con la cual se prevé modificar la Carta Magna.

Por su parte, la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) protagonizará hoy una de sus máximas “demostraciones de fuerza” en la calle, tras 50 días continuos de protestas que se han saldado con 47 muertes, 600 lesionados y más de mil detenidos.

El vicepresidente de la Asamblea Nacional (Congreso), Freddy Guevara, dijo la víspera que la oposición “no se rendirá” e hizo énfasis en el llamado de la alianza a no mermar la presencia en las calles de Venezuela, para denunciar la supuesta ruptura del hilo constitucional.

La oposición saldrá este sábado desde seis puntos del este de la capital, y se concentrará en la Autopista Francisco Fajardo a la altura de la localidad Los Ruices, a 14 kilómetros de distancia de la concentración chavista.

De acuerdo con voceros de la MUD, se espera que esta nueva jornada supere a la masiva movilización del pasado 19 de abril, tras la cual se produjeron las primeras dos víctimas en Venezuela.

La MUD acusa al gobierno de “reprimir” las manifestaciones y atribuye las víctimas fatales al uso desproporcionado de la fuerza pública así como a “colectivos chavistas”.

Mientras tanto, el Ejecutivo responsabiliza a sectores radicales de la oposición de usar armas no convencionales para propiciar asesinatos, además de “financiar” a supuestos grupos paramilitares.

Paralelamente, el presidente Nicolás Maduro insiste en invitar a la MUD a dialogar en el marco de su propuesta de Constituyente, la cual, considera, es la única vía para dirimir las tensiones y restablecer la estabilidad en Venezuela.

La alianza opositora insiste en el desarrollo de elecciones anticipadas para finalizar el mandato de Maduro, pide que se restauren las funciones del Congreso, aún en desacato, y exige que sean destituidos los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a quienes acusa de ser parciales al Ejecutivo.

A este conflicto de Poderes, se suma la postura de la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, quien la víspera se negó a participar en una reunión entre entes públicos sobre la Constituyente, y dijo que la iniciativa gubernamental lejos de coadyuvar a solucionar la crisis, la “agravará” .

En el ámbito internacional, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió sancionar a los ocho magistrados del Poder Judicial venezolano, argumentando que éstos “interfieren” con la autoridad del Congreso.

Estados Unidos trató de llevar el tema Venezuela al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero la petición fue rechazada por la mayoría de los países miembros, incluyendo Rusia, país que ha asegurado que los conflictos del país sudamericano deben ser resueltos internamente.

Redacción: Xinhua News Agency

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here