Cachemira
Fotografía refeencial: EFE
Srinagar, India.

Un “terrorista” y un policía murieron el miércoles en el primer incidente señalado en la Cachemira India desde que Nueva Delhi revocara la autonomía del territorio disputado con Pakistán, y donde el presidente estadounidense Donald Trump ofreció su “mediación”.

Pese a las reticencias de India, Donald Trump propuso el martes mediar entre este país y Pakistán ante la “situación explosiva” en Cachemira, que centra cada vez más las preocupaciones internacionales.

Murió un terrorista […], se hallaron armas y municiones” en el distrito septentrional de Baramulla, indicó la policía india en Twitter, y precisó que un agente había muerto y otro había resultado herido en el incidente.

La policía anunció además que el activista muerto pertenecía a “Lashkar-e-Taiba” (LeT), una organización armada establecida en Pakistán, acusada por India y Estados Unidos de haber organizado los sangrientos atentados de Bombay en 2008.

Pakistán declaró que tres de sus habitantes habían muerto por tiros indios por encima de la Línea de Control (LoC, por sus siglas en inglés), la frontera de facto con India.

La agencia de prensa Press Trust of India afirmó, citando fuentes oficiales, que un soldado indio murió y cuatro resultaron heridos el martes cuando los militares paquistaníes abrieron fuego contra puestos de avanzada y aldeas situadas a lo largo de la LoC, en el distrito de Poonch.

La situación en Cachemira, dividida entre las potencias nucleares India y Pakistán desde 1947, es aún más complicada por el hecho de que China reivindica igualmente una parte de esta región.

– “Situación explosiva” –

“Cachemira es un lugar muy complicado. Tienen a los hindúes y tienen a los musulmanes, y yo no diría que se entienden realmente entre ellos“, declaró el presidente estadounidense.

“Haré todo lo que pueda para mediar”, añadió.

En los últimos días, Trump conversó por teléfono con el primer ministro indio, Narendra Modi, y el jefe del gobierno paquistaní, Imran Khan, sobre la necesidad de “reducir las tensiones” en Cachemira.

No es la primera vez que Trump ofrece su mediación en este asunto, objeto de dos de las tres guerras que India y Pakistán libraron desde su partición en 1947.

A finales de julio, cuando recibió en la Casa Blanca al primer ministro paquistaní, Donald Trump aseguró que Modi le había pedido ser “mediador” o “árbitro” en Cachemira.

Pero el Gobierno indio desmintió rápidamente tal petición. En Nueva Delhi la cuestión es muy delicada y se insiste en que incumbe únicamente al diálogo bilateral con Islamabad.

– Presión diplomática –

Entre tanto, la comunidad internacional empezó a aumentar la presión para que ambos países encuentren una solución.

El primer ministro británico, Boris Johnson, mantuvo una conversación telefónica con Modi, que se reunirá el jueves en París con el presidente francés Emmanuel Macron, y después con Trump en la cumbre del G7 este fin de semana en Biarritz (suroeste de Francia).

Reino Unido “indicó claramente” que India y Pakistán debían “resolver bilateralmente” y “mediante el diálogo” los problemas relacionados con Cachemira, dijo un portavoz de Boris Johnson.

El 5 de agosto, India revocó la autonomía constitucional de la parte bajo su control de este territorio himalayo.

Las autoridades indias impusieron la víspera a este anuncio un corte en las comunicaciones y fuertes restricciones a la circulación. Al menos 4 mil  personas fueron detenidas desde entonces.

Estados Unidos, aliado clave en la región, exhortó el martes a Nueva Delhi a permitir “lo antes posible” una vuelta a la normalidad.

“Seguimos estando muy preocupados por las informaciones de las detenciones y las continuas restricciones para los residentes de la región”, declaró a la prensa una responsable del departamento de Estado estadounidense, a la vuelta de un viaje al territorio.

“Pedimos que se respeten los derechos individuales y los procedimientos legales”, añadió, bajo anonimato.

Aseguró que había presentado estas peticiones al Gobierno indio, pero reconoció implícitamente que el llamado estadounidense no se materializó por el momento.