Dinamarca visita fallida de Trump
Fotografía: EFE
Copenhague, Dinamarca.

El famoso globo gigante que retrata al presidente estadounidense, Donald Trump, como un “bebé” sobrevoló este lunes el centro de Copenhague, donde una manifestación recordó también al mandatario el día en que debía iniciar su visita oficial a Dinamarca.

Trump suspendió hace dos semanas la visita de dos días por la negativa del Gobierno danés a discutir la venta de Groenlandia, la isla ártica de más de 2 millones de kilómetros cuadrados y con 56 mil habitantes bajo soberanía de este país nórdico.

Días después de que la prensa estadounidense filtrara su interés en la isla, Trump confirmó el plan por ser “estratégicamente” interesante, pero se encontró con el rechazo frontal de Copenhague.

Esa negativa provocó que Trump cancelase la visita y calificara de “repugnante” que la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, hablara de una discusión “absurda”, aunque esta evitó la polémica y ambos líderes conversaron luego por teléfono en tono cordial.

Pese a la suspensión del viaje, tanto el grupo que había alquilado el “bebé”, que apareció por primera vez durante la visita de Trump a Londres el año pasado, como las veinticinco asociaciones que habían organizado una manifestación de protesta frente a la embajada estadounidense mantuvieron las convocatorias.

Medio millar de personas se concentró frente a la legación estadounidense, rodeada por fuerte dispositivo policial, para criticar la política de Trump contra los inmigrantes, su escepticismo sobre la crisis climática y su actitud hacia Groenlandia.

La manifestación recorrió las calles de la capital danesa hasta llegar a la céntrica plaza del Rey, sobre la que sobrevolaba desde horas antes el “bebé” de color anaranjado, vestido únicamente con unos pañales y con un teléfono móvil en la mano que caricaturiza al presidente estadounidense.

Trump había anunciado hace algo más de un mes que visitaría Dinamarca, después de acudir el 1 de septiembre a Polonia con motivo de los actos del 80 aniversario del comienzo de la II Guerra Mundial.

Al final el mandatario estadounidense acabó suspendiendo también su viaje a Polonia por el huracán que amenaza el estado de Florida estos días.