Mar de Wadden
Fotografía: amuraworld.com
Wilhelmshaven, Alemania.

En Alemania, Dinamarca y Holanda se celebra con fiestas y eventos la incorporación del mar de Wadden o mar de Frisia en la lista del patrimonio mundial de la Unesco hace diez años.

Es así como actualmente varios fanáticos de la vida al aire libre pedalean bajo el lema Un Mar de Wadden. Dos ruedas. Tres países” por sus costas en los tres países.

La meta común de los aficionados para el 30 de junio es la ciudad de Wilhelmshaven, en Alemania.

Debido a su extraordinaria importancia geológica y ecológica global, el 26 de junio de 2009 fueron incorporadas grandes partes del mar de Wadden alemán y holandés en la lista de patrimonio mundial de la Unesco. En 2011 se añadió la región costera que corresponde a la ciudad germana de Hamburgo y en 2014 se sumó el mar de Wadden danés.

El secretariado común del mar de Wadden en Wilhelmshaven subraya que este hábitat es irrenunciable para la preservación de la variedad de especies mundial.

Al mismo tiempo, este paisaje costero único es un imán para los visitantes. De acuerdo con la comisión alemana de la Unesco, cada año unos diez millones de personas pernoctan en la zona y entre 30 y 40 millones de personas lo visitan durante el día.

El turismo representa uno de los sectores económicos más importantes de la región. Para asegurar que esto no afecte este hábitat natural protegido como patrimonio mundial, se hacen grandes esfuerzos por mantener su sostenibilidad.

Según detalló el secretariado del Mar de Wadden, un proyecto de los tres países busca desarrollar junto al sector turístico ideas para un turismo sostenible.