Camboya
Fotografía: Sun Rethy Ku - AFP
Phnom Penh, Camboya.

Al menos siete personas murieron este sábado cuando un edificio en construcción propiedad de una empresa china se derrumbó en una ciudad turística de Camboya, dijeron las autoridades.

El edificio se derrumbó antes del amanecer en la ciudad de Sihanoukville, en el suroeste de Camboya, un punto de interés turístico que ha experimentado un rápido desarrollo a raíz de inversiones chinas.

Cuatro personas fueron arrestadas en relación con el accidente, incluido el propietario chino del edificio, el jefe de la empresa de construcción y el contratista. Un terrateniente camboyano también fue retenido en la sede provincial para ser interrogado.

El edificio de siete pisos estaba construido en un 80% antes de derrumbarse el sábado, convirtiéndose en el accidente más mortífero de este tipo en los últimos años en Camboya.

“Ahora el balance de muertos por el colapso del edificio es de siete” personas, dijo el jefe de la policía de Sihanoukville, Thul Phorsda. El reporte inicial daba cuenta de tres muertos.

Las autoridades desconocen el número exacto de desaparecidos pero podrían ser decenas, señalaron.

Al menos 21 personas resultaron heridas, varias de ellas se encuentran en estado crítico, y al menos tres de los muertos eran camboyanos, incluyendo dos trabajadores y un traductor.

Los rescatistas se metieron entre los escombros con cascos de protección y lograron sacar personas de una montaña de hormigón, madera y metal retorcido.

Mientras los médicos atendían en el lugar a un hombre herido, mucha gente preocupada se empezaba a acercar al sitio del accidente. Decenas de soldados y policías se unieron a la búsqueda de sobrevivientes.

“Los equipos continúan buscando más víctimas”, dijo un comunicado de un funcionario provincial, agregando que se había iniciado una investigación sobre el accidente.

– Presa de la explosión turística –

Por el momento no ha habido una confirmación sobre la cantidad exacta de personas que se encontraban en el edificio en el momento del derrumbe, aunque funcionarios dijeron al principio que se temía que hubiese unas 30 personas atrapadas.

Según el gobernador de Preah Sihanouk, Yun Min, normalmente tenían que estar en la construcción unos 50 trabajadores.

El edificio pertenecía a un ciudadano chino que alquilaba el terreno a un propietario camboyano. La empresa constructora y el contratista también eran de propiedad china.

Sihanoukville solía ser una tranquila comunidad de pescadores hasta que empezaron a llegar mochileros occidentales, primero y acaudalados rusos más tarde.

En los últimos años la localidad, conocida por sus casinos, recibió muchas inversiones chinas, lo que desencadenó una explosión en la construcción que atrajo a turistas de otras partes del país.

Actualmente hay unos 50 casinos propiedad de ciudadanos chinos y decenas de complejos hoteleros en construcción.

Entre 2016 y 2018, el gobierno chino y empresas privadas invirtieron mil millones de dólares en la provincia de Preah Sihanouk, según estadísticas oficiales.

Camboya, uno de los países más pobres del sudeste de Asia, tiene unas normas de seguridad muy laxas y de protección laboral.