Para los activistas promotores del respeto a los derechos de la comunidad lésbico gay, la homofobia evidente del gobierno continuará, mientras los políticos y los legisladores apoyen al cardenal Juan Sandoval y sus posturas religiosas sean tomadas por el gobierno como propias. Habla Rodrigo Rincón, luchador social de la organización Civil Codise.