Phelps frustrado ante posibilidad de que rivales en Río 2016 estuvieran dopados
Washington, Estados Unidos

La leyenda de la natación estadounidense Michael Phelps manifestó su frustración ante la posibilidad de que sus rivales hubiesen usado sustancias dopantes en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro-2016.

Phelps, en un testimonio escrito publicado antes de su aparición el martes en una audiencia en el congreso de Estados Unidos sobre el uso de drogas en el deporte, dijo que él y sus compañeros de equipo se preguntaban si estaban compitiendo en igualdad de condiciones en Rio.

“Río también fue único debido al aumento de las preocupaciones por dopaje”, señaló Phelps en su declaración.

“En el año previo a los Juegos hubo incertidumbre y sospecha, firmé, junto con otros deportistas, una petición pidiendo que todos los atletas fueran examinados en los meses previos a los Juegos”, anotó.

“Por desgracia, la incertidumbre se mantuvo incluso durante los Juegos y vi cómo esto afectó a mis compañeros de equipo y compañeros de competición”, recordó Phelps.

El estelar nadador agregó que “todos sentimos la frustración, que socava tanto la creencia y la confianza de los que trabajamos tan duro para prepararnos para los Juegos Olímpicos”.
Phelps, de 31 años, se retiró de la natación después de Rio, sus quintos Juegos Olímpicos, ganando cinco medallas de oro más para aumentar su récord de todos los tiempos a 23 preseas doradas.

La superestrella estadounidense dijo que la sospecha de que algunos rivales a lo largo de su carrera estaban engañando (dopados) le había irritado constantemente.

“A lo largo de mi carrera he sospechado que algunos atletas estaban engañando (dopados) y en algunos casos esas sospechas fueron confirmadas”, subrayó Phelps.

“Teniendo en cuenta todas las pruebas que yo y tantos otros hemos pasado, me cuesta entender eso… No puedo describir adecuadamente lo frustrante que es ver a otro atleta romper las barreras de rendimiento en plazos poco realistas, sabiendo lo que tuve que pasar para hacerlo”, finalizó el tritón.

Un gigantesco escándalo de dopaje sacudió al deporte ruso, que tuvo más de un centenar de atletas suspendidos para el mayor evento deportivo del mundo.

El llamado informe McLaren, publicado el 18 de julio de 2016 por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), reveló un sistema de dopaje organizado por el Estado, que contaba con ayuda activa de los servicios secretos, entre 2011 y 2015 en 30 disciplinas deportivas distintas.

La Federación Internacional de Natación (FINA) permitió participar a 30 nadadores rusos de 37, y los siete suspendidos por aparecer en el informe McLaren pudieron participar tras lograr el visto bueno del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

La nadadora rusa Yuliya Efimova, por ejemplo, excluida en un primer momento, finalmente fue autorizada a participar, logrando la medalla de plata en los 100 y 200 metros pecho.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here