“La Copa se mira y se toca”. Después de 99 años, los chilenos celebraron eufóricos este sábado su primera Copa América y con un tinte adicional: en casa y al frente de un rival emblemático, Argentina.

“Por fin de acabó la mufa, los triunfos morales. La copa se mira y se toca”, gritó eufórico David en las calles de Santiago, tras la conclusión de la electrizante final de la Copa América-2015 en la que Chile se impuso por penales 4-1 a Argentina.

“Cuántas veces sufrimos por las derrotas, cuántas veces nos quedamos con las ganas de celebrar”, afirmó de su lado Javier, sobre la decena de fracasos deportivos que acumula la historia del futbol chileno, que hasta ahora se inscribía como uno de los tres países que nunca antes había ganado este torneo, junto a Ecuador y Venezuela.

Después de una final que se extendió al extremo, tras un alargue y una posterior definición a penales, el grito de victoria emergió espontáneo en las calles de todo Chile, dejando de lado años y años de frustraciones.

En Santiago, la céntrica Plaza Italia se tiñó inmediatamente de rojo y del tradicional grito “¡CHI, CHI, CHI, LE, LE, LE, viva Chile!” que emergió una y otra vez entre grupos de emocionados hinchas, que llegaron hasta allí con banderas chilenas y vestidos con camisetas rojas.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here