Después de una temporada fenomenal con el Barça y a menos de un año de la amargura por la final perdida del Mundial-2014, Lionel Messi está ante una nueva posibilidad de ganar su primer título grande con Argentina cuando enfrente a Chile en la final de la Copa América-2015.

Messi lidera una magnífica generación de futbolistas argentinos que busca quitarse la pesada cruz de 22 años sin títulos de la selección albiceleste, y está marcada en el alma con la derrota por 1-0 ante Alemania en el partido cumbre de la pasada Copa del Mundo en el Maracaná.

‘Lio’ y compañía parecen haber encontrado el camino perfecto para abrazarse con la historia y dejar atrás los sinsabores de otras finales perdidas, como en las ediciones de la Copa América de Perú-2004 y Venezuela-2007, en las que Argentina tuvo que conformarse con un segundo lugar.

El fútbol da revanchas y Argentina está en una nueva final, y como siempre con la condición de favorita a cuestas por su historia y el talento de sus artistas.

Y, para ilusión de los argentinos, llega con un Messi casi parecido al que ganó cuatro Balones de Oro consecutivos entre 2009 y 2012.

Su extraordinaria temporada 2014-2015 despejó cualquier sospecha de duda sobre su rendimiento llevando al FC Barcelona a conquistar una nueva ‘Triple Corona’.

Ahora con un físico mucho más atlético, Messi volvió a ser el de los videojuegos, recuperando esos endiablados cambios de ritmo que lo hacen casi imposible de detener y marcando esos goles imposibles para el común de los mortales.

Todo “un jugador de PlayStation” como lo definió Arsene Wenger hace unos años después de que el Arsenal lo sufriera. O como simplemente dejó salir del corazón el ‘Jefecito’ Javier Mascherano: “¡qué lindo sería ser cinco minutos él!”.

La tercera es la vencida 

El sábado, en la final soñada de la Copa América 2015 ante el anfitrión Chile, ‘La Pulga’ quiere levantar como capitán de la albiceleste el primer trofeo con la selección absoluta, una costumbre que se hizo habitual en el ’10’ desde que irrumpió en el Barça destrozando redes y récords.

Pero para que eso ocurra Messi tiene que volver a ser el Messi que deslumbró en las semifinales del torneo ante Paraguay, en donde Argentina apabulló 6-1 a los guaraníes a puro gol y fútbol ofensivo con los increíbles ‘Cuatro Fantásticos’. 

En perfecta sintonía en la creación con el ‘Flaco’ Javier Pastore, ‘Lio’ lideró la orquesta con una clase absoluta, a la que se juntaron Ángel Di María y el ‘Kun’ Sergio Agüero para perforar el arco de Justo Villar, y firmar la hasta ahora mejor presentación de Argentina en Chile.

Ante ‘La Roja’, con Alexis Sánchez, el ‘Rey’ Arturo Vidal y el ‘Pitbull’ Gary Medel al frente, Argentina tendrá una difícil prueba a superar, pero Gerardo Martino respira aparentemente más tranquilo que su colega Jorge Sampaoli, que se desvela en el pizarrón para encontrar la fórmula mágica que pueda contrarrestar la inspiración de Messi.

A sus 28 años, cumplidos el 24 de junio, una Copa América no le vendría mal a Messi en su impresionante palmarés y le abriría las puertas a un quinto Balón de Oro de la FIFA.

Messi estuvo cerca de ganar la Copa América en 2007, pero en la final en el ‘infierno’ de Maracaibo, Brasil le puso freno a su sueño con un inapelable 3-0.

En la Copa del 2011 que celebraron en suelo albiceleste, el astro se enfrentó al primer rechazo de los exigentes hinchas argentinos, que le reclamaban las mismas proezas del Barcelona con la camiseta azul y blanca de la selección. Argentina se fue por la puerta de atrás en los cuartos de final y con Messi abatido, criticado y casi humillado.

Una nueva oportunidad tiene por delante el sábado en el Estadio Nacional en su tercera disputa de Copa América, y la que pareciera estar más cerca de sus manos.

Todo dependerá de él, del genio que se esconde en su mente y en sus botines.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here