Santiago de Chile, Chile.

El Colo Colo, que este sábado recibirá a la Universidad de Chile en la edición 184 del superclásico del fútbol chileno, le negó a su tradicional rival hacer en la cancha principal del estadio Monumental los ejercicios de calentamiento físico previos al partido.

La decisión fue adoptada y comunicada por el presidente del Colo Colo, Gabriel Ruiz-Tagle, que desoyó una recomendación de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) en tal sentido, arriesgándose, según se comentó en los mentideros del fútbol, a una elevada multa por su desconocimiento del juego limpio.

La Universidad de Chile lleva 17 años sin poder ganarle como visitante a su mayor rival y esta vez deberá hacer el calentamiento previo en un pasillo techado bajo las gradas, con sus jugadores separados solo por una pared y el techo de la ‘Garra Blanca’, la barra brava del equipo albo, que ha aprovechado esos momentos otras veces para insultar a placer a los jugadores de la U.

Ruiz-Tagle justificó la negativa porque a su juicio no vale la pena “cambiar una norma que existe desde hace mucho tiempo”.

En lo futbolístico, la U de Chile se entrenó este viernes en el Estadio Nacional frente a unos 7 mil hinchas que ofrecieron a la plantilla el tradicional “banderazo”, consistente en un homenaje y aliento para la jornada que se avecina.

En el Colo Colo hubo una actividad similar el jueves, también con la presencia de varios miles de forofos avivando a los jugadores.

El partido ha monopolizado el interés de los aficionados en la vigésimo primera jornada del torneo chileno y encuentra a la Universidad de Chile con 35 puntos frente a 33 de Colo Colo, que no obstante figura como favorito sustentado en los 17 años sin derrotas en su cancha frente a los universitarios.

Los albos están además preocupados por su próximo viaje a Brasil, donde deben visitar al Corinthians en la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores tras haber ganado por 1-0 en la ida.

Héctor Tapia, entrenador del Colo Colo, dejó clara la importancia del superclásico al responder “prefiero ganar el fin de semana”, tras ser preguntado si, en el caso de poder optar, preferiría ganar este partido o continuar avanzando en la Libertadores.