De pronto la brújula del equipo de la Universidad de Guadalajara se descalibró y los Leones Negros tropezaron en su visita a Mérida al ser derrotados por Venados FC 2-1, en el penúltimo encuentro del Apertura 2015.

Una mala noche, en la que los ‘Melenudos’ adolecieron de claridad ofensiva, aunado a dos acciones acertadas de los locales, suficientes para endilgar la cuarta derrota a los universitarios en el torneo.

El encuentro, lejos de ser brillante, imperó más la intensidad en la disputa del balón, pero la ausencia de posesión del mismo, pues durante prácticamente todo el partido, el esférico pasó de un lado a otro del campo sin un claro dominador.

Chispazos fueron los que lo que le dio emoción a los minutos iniciales en el enfrentamiento, una atajada de Humberto Hernández y una falla de Juan Luis Anangonó en un mano a mano con el arquero rival, despertaron a los poco más de tres mil aficionados que se dieron cita en el inmueble.

La tercera aproximación si llegó a las redes, y al minuto 11 un disparo de fuera del área de Mauricio Romero, que fue ligeramente desviado, suficiente para descolocar a Humberto Hernández, significó el tanto con el que Venados FC abrió el marcador y cortó una racha de cerca de 200 minutos sin marcar en su casa.

Pero la respuesta de Leones Negros fue casi inmediata, en un tiro libre a las afueras del área, Jorge Mora impactó el balón que superó por alto a la barrera y se coló en el ángulo superior izquierdo para igualar el juego a los 18 minutos de tiempo corrido.

Dichas acciones auguraban un partido abierto, pero el juego tomó otro rumbo, los equipos se atropellaron al momento de crear futbol, Venados cayó en los centros a la olla que fueron cortados una y otra vez por los zagueros melenudos, mientras que de parte visitante las jugadas ofensivas no fructificaron y las llegadas en las áreas escasearon.

A pesar de ello, UdeG logró marcar un par de tantos más, pero ambos fueron invalidados por el cuerpo arbitral, el primero por una falta de Christian López sobre un defensor justo antes del disparo a gol; y el segundo en la parte complementaria por fuera de lugar de Anangonó.

El encuentro transcurría sin mayores sobresaltos, hasta que en uno de los tantos centros al área de los yucatecos, fue rechazado a tiro de esquina por Christian López, quien accidentalmente golpeó el balón con la mano, a lo que el árbitro, Adalid Maganda, tras varios segundos de duda, determinó marcar como penal a favor del equipo local, falta que fue aprovechada por el capitán de los Astados, Aldo Polo, quien con un potente disparo convirtió la pena máxima para regresarle la ventaja a su equipo al minuto 66.

Viéndose en desventaja, los ‘Melenudos’ buscaron desplegar su poder ofensivo, pero la puntería no fue la adecuada a la hora final y los disparos de Anangonó y Mora fueron bloqueados por el portero, Odín Patiño y para los minutos finales la desesperación hizo presa de los felinos, que lograron generar un par más de oportunidades en el tiempo de compensación, pero los disparos de Pablo Olivera y Armando Nieves no tuvieron dirección de gol y junto con ellos se esfumó el invicto que presumían los universitarios que en partido de liga nunca habían perdido en el Estadio Carlos Iturralde Rivero.

Pero no solo fue la primera derrota en Mérida, sino que además, Leones Negros complicó su situación de cara a la Liguilla, pues al quedar con 20 puntos, llegarán obligados a ganar en el último partido de torneo, el viernes cuando reciban a Juárez.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here