El gobierno brasileño y representantes de pueblos originarios presentaron el viernes en la sede de la ONU en Nueva York los primeros Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas que se celebrarán este año en Palmas (norte de Brasil).

El evento, para el que han confirmado su participación unas 50 etnias de 22 países, se llevará a cabo del 20 de octubre al 3 de noviembre próximos, a menos de un año de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016.

“Va a ser un honor recibir indígenas de Rusia, África, Canadá, Japón, Sudamérica”, dijo Marco Terena, del Comité Intertribal de Brasil, al referirse a algunos de los 2.000 atletas que se esperan en la capital del Estado Tocantins (norte de Brasil).

“Estamos trabajando muy fuerte en Brasil para crear un escenario que no sea solamente un campeonato de indios, como se dice, sino un espacio de diálogo a través del deporte”, agregó Terena, de la etnia xané y uno de los fundadores de los Juegos Indígenas Nacionales de Brasil, que se organizan desde 1996.

Según este líder indígena, el número de países participantes podría elevarse hasta 43, de acuerdo a las conversaciones llevadas adelante esta semana en Nueva York. 

La fecha original de realización de los juegos estaba prevista del 15 al 27 de septiembre, pero fue modificada para no coincidir con la Asamblea General de la ONU y la visita del papa Francisco a la organización.

La idea es que a las competencias deportivas como el Rokra -un juego parecido al Lacrosse en el que se usan palos y cocos-, el canotaje, la jabalina o la lucha se sumen actividades culturales como conciertos, danza así como una feria de agricultura y otra de productos de artesanía indígena.

En Brasil viven unas 900.000 indígenas de 305 etnias que hablan 274 idiomas, de acuerdo con el último censo oficial, citado por los organizadores. Se estima que en el mundo hay 370 millones de indígenas, un 5% de la población mundial. 

“Legado” para el mundo 

El ministro brasileño de Deportes, George Hilton, destacó en Nueva York que su país quiere que los Juegos sean “un legado”, en el marco de la serie de grandes eventos internacionales a cargo de Brasil en los últimos tiempos, como el Mundial de Fútbol 2014.

“Los Juegos Mundiales de Pueblos Indígenas de este año forman parte de este calendario estratégico”, señaló.

De su lado, el director de Deportes Luis Lobo, dijo que para Brasil el evento es “histórico” y “tan importante como los primeros Juegos Olímpicos”.

El predio de donde se llevarán a cabo los Juegos en Palmas, una joven ciudad de apenas un cuarto de siglo de existencia, incluirá gigantescas recreaciones de casas comunales indígenas, un estadio, un centro de prensa y un patio de comidas con platos típicos de diferentes etnias, entre otras instalaciones.

Palmas, con una población de unos 265.000 habitantes, tiene actualmente como alcalde al colombiano Carlos Amastha, primer extranjero electo al frente de una ciudad capital estatal en Brasil y que estuvo presente en el acto en Naciones Unidas, al igual que el embajador brasileño ante Naciones Unidas y excanciller Antonio Patriota.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here