Ciudad de MéxicoMéxico.

El árbitro mexicano Adalid Maganda, originario de un poblado de afrodescendientes de Guerrero, denunció este martes haber sido despedido por motivos raciales y acusó al presidente de la Comisión de Arbitraje del fútbol profesional, Arturo Brizio, de llamarlo “pinche negro”.

Maganda, de 34 años y quien pita profesionalmente desde 2015, aseguró en entrevista telefónica con la AFP que en este 2018 ha tenido escasa participación en la primera y segunda divisiones y cuando pidió una explicación a autoridades arbitrales de la Federación Mexicana de Fútbol recibió insultos raciales.

“Cuando les fui a pedir una audiencia sobre mi situación hace unos 20 días, sobre por qué no había tenido participación en la liga MX o en la de ascenso, Brizio me dijo ‘¿tú qué quieres pinche negro?’. Esto es un caso de racismo”, aseguró Maganda.

Brizio, en declaraciones a la prensa mexicana, ha señalado que la razón por la que Maganda no ha sido convocado para arbitrar es su “pobre desempeño” en la cancha, sobrepeso y no haber pasado la prueba trimestral de desempeño físico.

“Cierto, reprobé en enero una prueba de rendimiento porque me lesioné, pero te dan un mes para repetirla y en febrero la pasé”, dijo Maganda.

El árbitro dice estar resignado a no volver a las canchas porque “sufriría muchas represalias y ahora su demanda principal es que Brizio y otros directivos de la Comisión de Arbitraje dejen su cargo.

Cuestionado sobre si lo que busca es una compensación económica, el árbitro explicó que lo está consultando con su abogado. Su relación laboral con la Federación, reconoció, era por honorarios y analizan si tiene derecho a ella.

De no hallar solución en la Federación, dice estar dispuesto a escalar su caso a la Concacaf y hasta la FIFA.

“Los directivos de la Federación hacen campañas contra la discriminación cuando el cáncer lo tienen ahí dentro”, añade al referirse a los llamados para acabar con un polémico grito de “eh puto” de la tribuna contra el portero rival que le ha costado a México sanciones económicas en partidos internacionales por homofóbico.