subsanar fallas
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Las fallas en el servicio de la nueva Línea 3 del Tren Ligero tienen que subsanarse.

Le corresponde a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ejercer las fianzas de las obras civiles, las obras ferroviarias y eléctricas del transporte masivo, puesto en marcha el pasado 12 de septiembre, por el presidente Andrés Manuel López Obrador, advirtió el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Carlos del Río Madrigal.

El líder empresarial evitó opinar si las fallas en la subestación que motivaron la suspensión del servicio que se registraron en dos ocasiones, es algo básico o si se trata de un desperfecto más grave, ya que dijo que no tiene información sobre ello.

“La información que tenemos es se sigue trabajando en arreglar todos los detalles que puedan surgir. Sabemos que obviamente quien tenga responsabilidad, ya sean los constructores, quien hizo el proyecto o quien haya sido, tiene que subsanar cualquier defecto. Las obras deben tener un proceso de garantía y se deben corregir todos los detalles. Hemos hecho un solo recorrido con el gobernador, la semana previa a la inauguración, donde podemos ver todas estas obras. La verdad creemos que esta obra se realizó con tecnología de punta. Vemos un Tren muy moderno y muy confortable”, subrayó.

La CMIC dijo que hasta ahora no se han dado detalles sobre las causas exactas de las fallas, por las que no se pueden hacer juicios externos, sin tener todos los datos, como los tiene la SCT y el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur).

Ignacio Pérez Vega

Ignacio Pérez Vega

Reportero en Canal 44
28 años como periodista, en medios escrito, radiofónico y televisivo. 17 de ellos en Radio UdeG, con amplia experiencia en temas como: Movilidad, educación, trabajo y desarrollo urbano, pero además en cobertura en temas de política y administraciones tanto municipales como estatales. Becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), en periodismo educativo en 2006.
Ignacio Pérez Vega