Daimler
Fotografía referencial: Patrick Seeger - DPA
Berlín, Alemania.

La agencia alemana del automóvil (KBA) obligó a Daimler a llamar a revisión 60 mil vehículos en Alemania, que se sospecha tienen incorporados programas para trucar las emisiones, indicó el sábado el diario Bild.

“Una investigación está en curso desde abril, y confirmamos estas informaciones” declaró a la AFP un portavoz del grupo.

El constructor automotor es objeto desde hace varios meses de una investigación de las autoridades de regulación alemanas sobre los modelos Mercedes-Benz GLK 220 CDI, fabricados entre 2012 y 2015.

El programa en cuestión reduce las emisiones de partículas nocivas de los vehículos durante el período de las pruebas. En carretera, sin embargo, estos vehículos generan emisiones nocivas por encima de los límites reglamentarios.

La autoridad alemana ya había ordenado el año pasado a Daimler retirar 700 mil vehículos en todo el mundo, de los cuales 280 mil en Alemania, debido a la instalación de programas ilegales. El constructor interpuso recurso contra esta decisión.

Daimler está además amenazado desde febrero por sanciones financieras en el marco del escándalo del dieselgate.

Las investigaciones sobre el escándalo del diesel empezaron en Alemania en 2015, cuando Volkswagen admitió haber trucado 11 millones de vehículos, de los cuales 2.4 millones vendidos en Alemania.