zona mapuche
Fotografía: AFP
Santiago, Chile.

Cuatro detenidos dejó este martes un nuevo enfrentamiento entre la Policía y manifestantes en el sur de Chile, donde las protestas no cesan en apoyo a los mapuches y la huelga de hambre que un líder indígena realiza desde hace 100 días.

Unos 200 manifestantes se reunieron en la localidad de Cañete, ubicada en la región del Biobío, e iniciaron una marcha que traspasó vallas colocadas por la Policía para evitar su avance. Esto inició un enfrentamiento que acabó con disturbios que dejaron cuatro detenidos, informó la Policía a la prensa.

Los manifestantes lanzaron piedras y otros objetos de una obra en construcción en la plaza de Cañete a los agentes antidisturbios que dispersaron la marcha con gases lacrimógenos y carros lanza agua, según imágenes difundidas por medios locales. También se bloquearon rutas mientras que el lunes por la noche, una granja fue incendiada por un grupo de desconocidos.

También se produjeron disturbios y bloqueos de caminos en la región de La Araucanía, zona que ha sido foco de manifestaciones y ataques incendiarios en los últimos días en apoyo a la causa mapuche de restitución de tierras que consideran propias por derecho ancestral, y también en respaldo al machi (guía espiritual mapuche) Celestino Córdova.

Córdova, condenado a 18 años de cárcel por el asesinato de una pareja de ancianos en 2013, busca cumplir su pena en su domicilio, para renovar su “rewe” o energía espiritual. El líder indígena realiza una huelga de hambre que durante esta jornada alcanzó los 100 días y que ha puesto en riesgo su vida.

“Nuestra principal preocupación en este caso es salvar la vida y conversar con quien sea posible, para que dentro de todo lo que se establece en los reglamentos penitenciarios, poder buscar el camino para que esa huelga de hambre sea depuesta”, declaró Víctor Pérez, ministro del Interior, en el gubernamental Palacio de La Moneda, en Santiago.

La Corte Suprema analiza una petición presentada por Córdova para poder cumplir su condena en su casa por seis meses o hasta que acabe la emergencia por la pandemia del coronavirus en Chile.

En medio de los disturbios se han registrado ataques racistas en contra de los mapuches lo que ha enervado los ánimos en medio del conflicto por tierras que este pueblo originario reclama por décadas al estado chileno.