centros de acopio
Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

Tras los daños registrados en 565 casas por el desbordamiento del Arroyo Seco, en Zapopan, los vecinos requieren ayuda. Y ante ello, la Cruz Roja Guadalajara hizo un llamado a la población para que apoyen con la donación de víveres.

El jefe de guardia de la Cruz Roja Guadalajara, Roberto Alejandro López Rodríguez, expresó su confianza en que la solidaridad de los tapatíos se hará presente para auxiliar a sus hermanos, en los tres centros de acopio que abrió la institución.

“Lo que hacemos es invitarlos, recordando que nuestra función es la ayuda humanitaria y nosotros buscamos ayudar a los damnificados para que ellos puedan restablecer su situación, y poderles ayudar de esta manera a salir de este desastre que está afectando a la urbe. Tengo mucha confianza en la gente que nos van a apoyar, y siguiendo los principios fundamentales de la Cruz Roja. Nosotros, como ayuda humanitaria, vamos a estar ahí para atenderlos”, enfatizó.

Los centros de acopio se encuentran en la sede del parque Morelos, en la calle Acequia (entre Juan Manuel y San Felipe), de 8:00 de la mañana a 8:00 de la noche; el segundo está en la Cámara de Comercio de Guadalajara, en Avenida Vallarta número 4095 (esquina Niño Obrero), de 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, y el tercero está en Plaza Metrocentro o Plaza Milenium, en Avenida López Mateos Sur 3333-B, frente al Teatro Galerías, de 9:00 de la mañana a 7:00 de la tarde.

Los víveres que se solicitan son alimentos, principalmente aceite, arroz, atún, azúcar, frijol, lenteja, verdura enlatada, sardinas, sal, mayonesa, café, chocolate en polvo, leche entera en polvo, galletas, entera y sopas de pasta. También se requieren artículos de higiene como cloro, detergente de polvo, jabón en barra, jabón lavatrastes, limpiador multiusos, franelas, cepillos dentales, jabón de tocador, pasta dental, rastrillos, shampoo en frasco, toallas sanitarias, servilletas y papel higiénico.

El Ayuntamiento de Zapopan informó que el censo de daños establece que, de las 565 viviendas afectadas, en 432 las familias perdieron su menaje y pertenencias personales, y de esas, 128 fincas tienen daños estructurales.

Ignacio Pérez Vega