EEUU Inmigración
Fotografía: Paula Díaz EFE
Washington, Estados Unidos.

El número de cruces irregulares en la frontera de Estados Unidos con México se duplicó en febrero respecto al mismo mes de 2018 y registró un récord en los últimos 12 años, según datos publicados este martes por la Patrulla Fronteriza.

En total, 76 mil 103 migrantes fueron detenidos en el linde sur del país, en comparación con los 36 mil 751 del mismo mes del año pasado, de acuerdo a la CBP.

Respecto a enero, mes en el que se arrestó a 58 mil 207 migrantes, la cifra aumentó un 31 %.

“El sistema está mucho más allá de su capacidad y se encuentra en un punto crítico”, dijo el comisionado de la Patrulla Fronteriza de EEUU (CBP, por sus siglas en inglés), Kevin McAleenan, en una rueda de prensa en Washington al presentar el informe.

Este dato mensual es el mayor registrado en cualquier febrero de los últimos 12 años.

“Basado en la experiencia de los hombres y mujeres agentes en primera línea, esto es claramente una crisis fronteriza y humanitaria, consideró McAleenan.

El alto funcionario de la CBP apuntó que la situación actual “no es segura” para los inmigrantes y señaló que para los agentes fronterizos “es un desafío proporcionar atención humanitaria”.

“Independientemente de la política preferida de cualquiera, el status quo es inaceptable. Presenta una crisis urgente y creciente, insistió McAleenan.

Sin embargo, el dato registrado en febrero de este año está muy lejos de las 1.6 millones de personas que fueron arrestadas en el año 2000 en la frontera, bajo el mandato del expresidente de EE.UU, Bill Clinton (1993-2001).

El comisionado de la CBP argumentó que los próximos meses -marzo, abril y mayo- registran habitualmente picos de llegadas de indocumentados a la frontera, gracias a las buenas temperaturas que hacen que la travesía sea más cómoda.

“Estamos muy preocupados de que los números (de detenciones) van a continuar creciendo”, agregó.

Entre los migrantes que cruzaron, 40 mil 325 pertenecían a familias y 7 mil 249 fueron menores no acompañados.

De acuerdo al informe, más del 90% de los migrantes de febrero procedían de Guatemala, según McAleenan, que explicó que “muchas familias guatemaltecas ahora están utilizando autobuses y llegando a la frontera suroeste en tan solo cuatro y siete días de manera muy consistente”.

Asimismo, Honduras desbancó a México como el segundo país con más nacionales que llegaron ilegalmente a Estados Unidos.

El registro de febrero significa la cuarta vez en los últimos cinco meses que el número de familias migrantes rompe un récord.

McAleenan argumentó que el aumento en los cruces es “una respuesta directa de los contrabandistas de personas y migrantes a las vulnerabilidades” del sistema migratorio y legal de Estados Unidos, por lo que pidió al Congreso que actúe al respecto.

No obstante, el Senado estadounidense presumiblemente votará en las próximas fechas contra la declaración de emergencia decretada por el presidente de EE.UU., Donald Trump, para financiar el muro fronterizo, con lo que se impondría el desafío del Congreso y forzaría al mandatario a usar su capacidad de veto.

Los 47 senadores demócratas del Senado ya han asegurado que votarán para bloquear la medida y a ellos se han sumado cuatro republicanos – Susan Collins, Thom Tillis, Lias Murkowski y, Rand Paul-, con lo que se alcanzarán los 51 votos necesarios.

Trump decretó el pasado 15 de febrero el estado de emergencia nacional por una supuesta “invasión” de drogas y criminales en la frontera con México después de que el Congreso le negase sus pretensiones presupuestarias para la construcción del muro.

Bajo la emergencia nacional, Trump puede desviar los fondos de otras partidas presupuestarias ya autorizadas por el Congreso y dedicarlos a la promesa que le llevó a la Casa Blanca.

El asunto probablemente acabe llegando al Tribunal Supremo, donde hay una mayoría de jueces conservadores, dos de ellos nombrados por el propio Trump.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here