Costa Rica pedirá a México extradición de sacerdote
Fotografía: Jewel Samad - AFP
San José, Costa Rica.

El Ministerio Público de Costa Rica informó este viernes que ya comenzó los trámites para entregar a México el pedido de extradición de Mauricio Víquez, buscado desde hace siete meses por denuncias de violación y abusos sexuales a menores de edad cuando era sacerdote y quien fue detenido el pasado domingo.

El Ministerio Público detalló que la solicitud de extradición fue entregada al Juzgado Penal de la localidad de Desamparados, en San José, el cual deberá dar el visto bueno y remitir el documento a la Corte Suprema de Justicia, que, a su vez, lo trasladará al Ministerio de Relaciones Exteriores que es el ente encargado de formalizar el pedido a México de Gobierno a Gobierno.

Las autoridades indicaron que no hay certeza sobre la duración del trámite de extradición, pero afirmaron que ha quedado suspendido el plazo de prescripción del delito incluido en la primera denuncia contra Víquez, el cual se cumpliría en septiembre próximo.

Víquez era buscado por el delito de violación supuestamente cometido contra un menor de edad en el año 2003 y que prescribiría en septiembre próximo, cuando se cumplirán diez años desde que la víctima llegó a la mayoría de edad.

Sin embargo, la Fiscalía informó este viernes que se han agregado al expediente tres denuncias más contra Víquez presentadas este mes de agosto, las cuales están en etapa de investigación.

“En estos últimos tres procesos aplicará la reciente reforma a la ley conocida como ‘Derecho Al Tiempo’, la cual amplía el plazo de prescripción, de 10 a 25 años de los delitos sexuales cometidos contra personas menores de edad. El tiempo aplica a partir de que la persona víctima cumpla la mayoría de edad”, explicó el Ministerio Público.

Motivado por el caso de Víquez, en abril pasado el Congreso de Costa Rica aprobó la ley que amplía en 15 años el tiempo de prescripción de los delitos sexuales cometidos contra menores de edad, por lo que ahora el plazo de prescripción es de 25 años a partir del cumplimiento de la mayoría de edad de la víctima.

Víquez, expulsado de la Iglesia católica en febrero pasado, fue detenido el pasado domingo en San Nicolás de los Garza, Nuevo León, México, tras una investigación conjunta entre las autoridades costarricenses y mexicanas.

Una denuncia confidencial permitió a las autoridades encontrar un perfil de redes sociales que estaba siendo utilizado por Víquez, lo cual condujo a su ubicación y detención en México.

Mauricio Víquez salió de Costa Rica en enero pasado tras haber sido denunciado penalmente en octubre de 2018 por violación contra menor de edad, que habría ocurrido en 2003, cuando ejercía como sacerdote en la parroquia de San Juan Bautista de Patarrá de Desamparados, San José.

Un juzgado penal de Costa Rica giró el pasado 19 de febrero una orden de captura internacional.

Tras el caso de Víquez salieron a la luz otra serie de denuncias contra sacerdotes por abusos y violación de menores, lo cual ha generado una crisis dentro de la Iglesia católica este año.

En Costa Rica, país de 5 millones de habitantes, de mayoría católica y donde esta religión está estipulada como oficial en la Constitución de 1949, la crisis obligó a la Iglesia a pedir perdón en dos ocasiones este año por los delitos sexuales cometidos por sacerdotes, y a comprometerse a dar mayor prioridad a la atención de las víctimas.