15 muertos y 222 contagiados en Honduras
Fotografía: EFE/Gustavo Amador
Tegucigalpa, Honduras.

La epidemia del coronavirus en Honduras ha dejado desde el 11 de marzo, cuando se informó de los primeros tres casos positivos de la enfermedad, al menos 15 muertos y 222 contagiados, según registros oficiales, aunque lo peor está por llegar, han advertido fuentes médicas y del Gobierno.

Las medidas de prevención ordenadas por el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández, incluido un toque de queda desde el 17 de marzo, que ha sido extendido hasta el 12 de abril, han funcionado a medias, en algunos casos por negligencia y en otros por la necesidad de miles de personas que salen desprotegidas a las calles clamando por comida.

Esta semana, para aliviar la presión por la falta de alimentos en muchos hogares, el Gobierno ordenó la apertura de supermercados, farmacias, bancos y estaciones expendedoras de combustibles, los días lunes, miércoles y viernes, lo que ha provocado movilizaciones masivas de personas buscando abastecerse.

Para ejercer un mayor control, se creo un sistema de turnos de salidas según el número del carné de identificación los lunes, miércoles y viernes y el resto de los días se ordenó cierre de todo tipo de negocios. Además, para las personas de la tercera edad se fijo un “horario especial” de las 07:00 a las 09:00 horas locales.

INCIDENCIA ES MAYOR EN EL NORTE

De los 18 departamentos que tiene Honduras, país con 9.3 millones de habitantes, el de Cortés, con 132 casos positivos, es el que más casos de coronavirus registra.

El caribeño departamento de Cortés es el de mayor crecimiento comercial e industrial de Honduras, y el segundo con más población, después de Francisco Morazán, centro, donde se localiza Tegucigalpa, la capital del país, que registra 40 contagiados.

El resto de los 222 casos confirmados con coronavirus, hasta el jueves, se registran en los departamentos de Colón, Santa Bárbara, Yoro, Lempira, Choluteca, Atlántida y La Paz, repartidos entre el norte, occidente, centro, y sur del país centroamericano.

PROBLEMAS EN HOSPITALES

El coronavirus ha desnudado nuevamente el deficiente sistema de salud de Honduras, que ha sido descuidado por muchos Gobiernes, además de ser un tema muy politizado.

La situación actual ha llegado al extremo de que médicos internos amenazaron al Gobierno con retirarse de los hospitales del país si no se les proveía de todo lo necesario para atender a los pacientes.

Extraoficialmente se ha informado de varios médicos y enfermeras que han contraído el coronavirus.

El 31 de marzo, según fuentes médicas, falleció la doctora Denisse Roxana Murillo Martínez en uno de los hospitales públicos de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país.

Al respecto, el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), informó de que todavía no tenían el informe del Laboratorio Nacional de Virología para demostrar si falleció por coronavirus.

DAÑOS SOCIALES Y ECONÓMICOS

El coronavirus está teniendo graves repercusiones sociales y económicas en Honduras, donde la pobreza afecta a más del 60 por ciento de sus 9.3 millones de habitantes.

El toque de queda ha dejado a muchos hondureños, principalmente de los que trabajan en el sector informal, donde muchos sobreviven con lo que venden a diario, sin recibir ingresos económicos.

Las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas también están sufriendo los efectos de la epidemia, que también ha paralizado en gran medida la producción agrícola, ganadera y otros sectores productivos.

El turismo, que anualmente genera más de 800 millones de dólares, también se ha venido abajo por el coronavirus.

Para paliar la situación de muchas familias pobres, el Gobierno ha entregado raciones de alimentos a miles de familia y ha desembolsado recursos económicos a 292 de los 298 municipios del país para que atiendan problemas de alimentación entre los más necesitados y hagan frente a la emergencia por el coronavirus.

LO PEOR ESTÁ POR LLEGAR

El presidente hondureño ha dicho a la población que debe prepararse para el “peor escenario”.

“Solo con disciplina, solidaridad y entrega vamos a salir de esto”, ha reiterado Hernández, quien le ha pedido a la empresa privada hacer un mayor esfuerzo para garantizar el empleo a miles de trabajadores.

Sobre la emergencia que vive el país, el científico hondureño Marco Tulio Medina dijo el miércoles a Efe que la mayor magnitud de casos de enfermos y muertos por el coronavirus se estaría viendo en las siguientes cuatro u ocho semanas, y no descartó una hambruna.