Copa menstrual
Fotografía: Medios
París, Francia.

Las copas menstruales, baratas y reutilizables, son tan seguras y eficaces como las toallas sanitarias o compresas y los tampones, según el primer gran estudio científico sobre el tema publicado este miércoles.

Un 70% de mujeres que han usado copas menstruales aseguran que prefieren seguir usándolas, de acuerdo con la investigación publicada por la revista médica The Lancet Public Health.

Este estudio reúne 43 trabajos anteriores que abarcaron a 3 mil 300 mujeres y es el primero en evaluar las copas menstruales, dispositivo poco conocido en comparación con las toallas sanitarias y los tampones.

“Un total de 1,900 millones de mujeres en el mundo están en edad de menstruar -y pasan en promedio 65 días al año manejando su flujo de sangre menstrual- y, sin embargo, hay pocos estudios de calidad que comparan los medios protección“, subrayó uno de los autores del estudio, Penelope Phillips-Howard, profesora de la Liverpool School of Tropical Medicine.

Muchas mujeres en el mundo no tienen acceso a esos medios de protección, lo que puede ser perjudicial para ellas en la escuela, en el trabajo o en su vida cotidiana, señalan los investigadores.

Elaborados en silicona o en latex, las copas se insertan en la vagina para recoger la sangre menstrual. Deben ser vaciadas cada cuatro a doce horas.

El estudio concluyó que son una protección tan eficaz como los tampones y las toallas y que no reveló ningún riesgo adicional de infección.

Cinco casos de síndrome de choque tóxico menstrual fueron observados, pero dado que se desconoce el número total de usuarias de copas, los investigadores no pudieron determinar si el riesgo era más elevado que el de los tampones.

Este síndrome lo causa una bacteria, el estafilococo dorado, y provoca fiebre, presión arterial baja y otros trastornos potencialmente graves (digestivos, musculares, renales).

Para evitarlo, las autoridades sanitarias recomiendan no dejarse mucho tiempo la misma protección, tampón o copa.

El estudio también analizó el costo de las copas menstruales. En algunos países, cuestan menos de un dólar y son de 5% a 7% más caras que una caja de de 12 toallas o tampones. Pero a largo plazo, son muy económicas porque se pueden volver a usar y duran hasta diez años.

En los países más ricos, algunos modelos pueden, no obstante, costar hasta 40 dólares.

“Estos resultados muestran que las copas pueden ser una opción segura y económica para las mujeres”, juzgó Julie Hennegan, especialista británica de la salud pública, en un comentario publicado por The Lancet Public Health.