Tepalcatepec
Fotografía: EFE
Morelia, Michoacán.

Una fuerte tensión continúa en los límites de los estados de Michoacán y Jalisco, oeste mexicano, donde desde hace 5 días se registra una fuerte presencia de sicarios de los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y del narcotraficante independiente Juan José Farías Álvarez “El Abuelo Farías”.

La violencia se concentra en el municipio de Tepalcatepec, donde reside “El Abuelo Farías”, un exsocio de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, líder del CJNG y considerado el narcotraficante más buscado de México, informó el gobierno de Michoacán.

Para frenar esta escalada, el gobernador del estado de Michoacán, Silvano Aureoles, pidió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desplegar a la Guardia Nacional en Tepalcatepec, donde el pasado viernes murieron 10 presuntos sicarios en una serie de enfrentamientos.

Aureoles también acusó al alcalde de Tepalcatepec, Felipe Martínez, de haber sido impuesto por “El Abuelo Farías”, a través de la coacción del voto en el proceso electoral del 2018.

“Le buscamos por todos lados para que el gobierno municipal nos dejara al Gobierno Estatal y Federal hacernos cargo de la seguridad y nunca quiso (el alcalde)”, aseguró el mandatario estatal.

Aureoles señaló que ahora que empiezan las amenazas, entonces el alcalde es cuando empieza a pedir protección.

“Esa es una estrategia perversa, porque lo que quiere es que vaya el Gobierno a proteger la ‘guarida’ de otro grupo delincuencial, todo mundo sabe que los presidentes municipales de Tepeque (Tepalcatepec) los pone El Abuelo y sus secuaces”, añadió Aureoles.

Felipe Martínez forma parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo por el que Uriel Farías Álvarez “El Paisa”, hermano de “El Abuelo Farías”, logró en 2008 convertirte en alcalde de Tepalcatepec, aunque en 2009 fue detenido por el gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012) acusado de nexos con el cártel de Los Valencia.

El alcalde Martínez Pérez dijo que en Tepalcatepec sólo operan miembros de los grupos de autodefensa, pero Hipólito Mora Chávez, fundador de ese movimiento social que surgió en 2013, aseguró que no son “comunitarios” y que los hombres armados son sicarios del narcotráfico.

Agentes de la Policía Michoacán y del Ejército Mexicano patrullan diversas comunidades de Tepalcatepec este viernes, a través de cuatro caravanas con vehículos artillados y especiales para zonas intrincadas.

En junio pasado, López Obrador ordenó el despliegue en Michoacán de cientos de agentes de la recién conformada Guardia Nacional, en un intento por contener la ola de violencia.

El auge de la violencia en esta región de Michoacán se remonta a hace más de una década.

El 6 de septiembre del 2006, sicarios del cártel de la Familia Michoacana -el cual mutó en los Caballeros Templarios- arrojaron las cabezas de cinco hombres en la pista de baile del bar Sol y Sombra, donde además dejaron una cartulina con advertencias a un grupo rival.

Se considera que este suceso fue el detonante de la inseguridad en la zona, que no ha remitido.

México padece una ola de violencia en la mayoría de delitos tanto de alto como de bajo impacto.

Por ejemplo, en el primer semestre del año se registraron 17,138 homicidios dolosos, lo que supone una media de 95.2 asesinatos diarios y un 7.2 % superior respecto a las estadísticas del primer semestre del 2018, cuando se informó de 15,973 casos.