Fotografía: Xinhua
Guadalajara, Jalisco.

En esta etapa de la nueva normalidad es común que haya sentimientos de ira y frustración en las personas, señala especialista

El 17 de julio se cumplieron cuatro meses de la cuarentena que fue implantada en Jalisco por parte del gobierno estatal.

Desde aquel puente largo que inició el 17 de marzo, las personas han pasado por distintos estados de ánimo. Al principio era natural tener miedo ante un virus que obligaba a las personas a tener un distanciamiento físico. También las personas experimentaron tristeza.

Pero ahora en la etapa de la llamada nueva normalidad en la que todavía los niños no regresan a la escuela, hay sentimientos de ira y frustración.

La jefa departamento de Psicología Aplicada e Integrante de la Sala de Situación para atender la emergencia COVID-19, Norma Ruvalcaba Romero, explicó que se mantienen las emociones negativas vinculadas al enojo como sentirse agresivo.

Esta pandemia implica muchas pérdidas que están asociadas a la tristeza, son parte de un duelo que tienden a elevar la sintomatología depresiva.

Desde antes de la pandemia había una tendencia al alza de la depresión, añadió la especialista.

La Organización Mundial de la Salud advirtió que el aislamiento, el miedo, la incertidumbre y la crisis económica pueden causar trastornos psicológicos.

Redacción: Elizabeth Ortiz