Combatientes EI
Fotografía: EFE/TV/Archivo
La Haya, Holanda. 

Los yihadistas que regresan a sus hogares después de haber combatido en el grupo Estado Islámico en Irak y Siria deben ser procesados internacionalmente por crímenes de guerra, afirmó el sábado Eurojust, la unidad europea de cooperación judicial.

Muchos de estos combatientes se enfrentan actualmente sólo a acusaciones regidas por leyes nacionales sobre el terrorismo, denunciaron en un informe Eurojust y Genocide Network, organismo creado por la Unión Europea para garantizar la cooperación entre los investigadores nacionales y las actuaciones judiciales por crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.

Pero podrían ser acusados de cargos más amplios en virtud de las leyes internacionales que cubren los peores crímenes cometidos durante un conflicto, explica Eurojust, con sede en La Haya, Holanda.

El grupo Estado Islámico debería ser considerado, según el derecho internacional humanitario, como “parte en un conflicto armado no internacional en Irak y Siria”, establece el informe.

“En consecuencia, sus miembros y los combatientes terroristas extranjeros podrían ser considerados responsables de haber cometido crímenes de guerra y otros crímenes internacionales fundamentales”, detalla Eurojust.

En Francia y Alemania ya existen ejemplos de “acusaciones acumulativas”, subraya la agencia.

Eurojust y Genocide Network reclaman que tales procesos se establezcan a escala internacional, lo que permite exigir penas más largas.

Además, el enjuiciamiento de los principales delitos internacionales no está limitado en el tiempo, lo que permitirá a los fiscales “trabajar en estos casos durante las próximas décadas”, afirma Eurojust.