Colombia ordena cierre de bares
Fotografía: EFE/ Ernesto Guzman Jr.
Bogotá, Colombia.

El Gobierno colombiano ordenó este lunes cerrar bares y discotecas del país, mientras que el Congreso aplazó el inicio de sus sesiones y las alcaldías de Bogotá y Medellín declararon la calamidad pública para hacerle frente a la pandemia del coronavirus.

“Buscamos evitar que haya mucho contacto con las personas, por eso a partir de hoy reducimos los eventos masivos públicos y privados de 500 a 50 personas, y vamos a restringir los bares, las discotecas y centros nocturnos. Esto en razón a que son los sitios donde más cercanía se da por tiempo prolongado”, explicó el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

Las autoridades de salud informaron que los casos de coronavirus en Colombia ascendieron este lunes a 54 y que 9 de ellos fueron reportados hoy en Bogotá.

Para contener el avance del coronavirus, el Gobierno colombiano ha tomado medidas como restringir a partir de hoy la entrada al país de extranjeros, a excepción de quienes tienen residencia en Colombia, así como la cancelación de las clases presenciales en escuelas y colegios públicos y privados, y el anticipo de las vacaciones de mitad de año de los estudiantes.

CONGRESO SUSPENDE SESIONES

Por otro lado, el Congreso aplazó el inicio de sesiones, previsto para este martes, hasta el 13 de abril, como medida para enfrentar la expansión del coronavirus, informó el presidente del Senado, Lidio García.

Igualmente, se diseñará e implementará una plataforma digital que permita el funcionamiento en línea y la creación de herramientas tecnológicas para que el Senado pueda sesionar y trabajar virtualmente.

García dijo además que se radicará hoy un proyecto de ley que modifique el Reglamento Interno del Congreso de la República para modernizar su procedimiento y funcionamiento durante este tipo de contingencias y eventos inesperados.

Aclaró que el tiempo perdido será recuperado durante el período de receso de mitad de año.

CALAMIDAD PÚBLICA EN BOGOTÁ Y MEDELLÍN

Mientras tanto las alcaldías de Bogotá y Medellín, las dos principales ciudades del país, declararon la calamidad pública, que les permite movilizar recursos económicos para atender la emergencia derivada del COVID-19.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, explicó en una rueda de prensa que esa figura jurídica se adopta para mitigar el impacto del COVID-19 y permitirá hacer traslados presupuestales entre entidades y contratar directamente bienes o servicios exclusivamente destinados a atender la emergencia.

Igualmente, López dijo que “el número de casos va a subir. Sin embargo, el autocuidado ayudará a reducir el número de enfermos. Eso es fundamental para poder tener capacidad de atención en todos los hospitales y clínicas”, añadió.

De los 54 casos detectados en Colombia, 28 se han registrado en Bogotá, en donde además la primera paciente reportada con la enfermedad ya se curó.

Por su lado, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, informó en redes sociales que también declaró la calamidad pública, decisión que le “permitirá tomar las decisiones y medidas urgentes que sean necesarias para proteger la vida de las personas ante el COVID-19”.

Explicó que la solicitud fue aprobada por el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y que se decidió junto con la Presidencia y la Gobernación de Antioquia, departamento del que Medellín es la capital.