ministro de Salud Bolivia
Fotografía: AFP / Archivo
La Paz, Bolivia.

La sede nacional de la Central Obrera Boliviana (COB) en La Paz sufrió un “atentado” explosivo que no dejó víctimas el jueves, en medio de los cortes de rutas convocados por esa organización afín al expresidente Evo Morales, denunciaron el viernes sindicalistas.

“Es un atentado, eso lo vamos a denunciar contra las instancias que correspondan, jamás la Central Obrera Boliviana ha ido a atentar contra nadie”, afirmó el dirigente Boris Vila a la radio Fides.

En el edificio de la COB también está la sede de la Confederación de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa. Ambas organizaciones laborales participan en los bloqueos de caminos iniciados el 3 de agosto en protesta por el aplazamiento de las elecciones, que persisten aunque con menor fuerza, según el gobierno.

Las dos organizaciones son afines a Morales (2006-2019), refugiado en Argentina desde fines del año pasado, tras dimitir por una fuerte convulsión social luego de los cuestionados comicios de octubre.

“Condenamos los atentados”, “exigimos que el Ministerio Público investigue y sancione estos hechos. Solo a la derecha le beneficia la violencia”, escribió Morales en Twitter.

La dirigente de las mujeres campesinas Segundina Flores afirmó: “anoche nos han atentado, nos han atropellado, nos quieren amedrentar y han metido dinamita” a las oficinas.

El gobierno no ha dado información oficial, y sólo ha dicho que los cortes de ruta irán bajando gradualmente tras dictarse una ley que fija el 18 de octubre como fecha tope para celebrar las elecciones generales.

Los movimientos sociales han rechazado los tres aplazamientos de los comicios, fijados originalmente para el 3 de mayo, e insistían en establecer un límite para la votación.

Según ellos, las postergaciones buscan perjudicar al candidato izquierdista Luis Arce, delfín de Morales, primero en los sondeos de voto, seguido del centrista exmandatario Carlos Mesa y la presidenta de derecha interina Jeanine Áñez.

El gobierno afirma, por su parte, que los aplazamientos se debieron a la pandemia de covid-19, que ha infectado a más de 96 mil 400 personas y dejado 3 mil 884 fallecidos, de una población de 11 millones de habitantes.

Las elecciones presidenciales y legislativas de este año reemplazan los cuestionados comicios de octubre de 2019, que derivaron en las protestas que condujeron a la renuncia de Morales tras casi 14 años en el poder.