Uruguay
Fotografía: Ministerio Interior de Uruguay
Montevideo, Uruguay.

La policía uruguaya detuvo a uno de los tres reclusos que fugaron junto al capo mafioso italiano Rocco Morabito en la noche del domingo al lunes de una prisión en Montevideo, informaron este miércoles fuentes oficiales.

Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga, quien estaba detenido por un delito de falsificación de documento y hurto, y pedido en extradición por la Justicia de Brasil, fue capturado cuando intentaba desplazarse hacia la frontera de ese país desde el Salto.

Un llamado anónimo a la policía terminó con la fuga de Sinopoli, quien forma parte del cuarteto que se escapó de una cárcel céntrica de Montevideo dejando mal paradas a las autoridades carcelarias de Uruguay.

El martes renunció el director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) de Uruguay, que monitorea todo el sistema carcelario, Alberto Gadea, luego de la cinematográfica fuga de Morabito, que esperaba de su extradición a Italia.

El gobierno no ha dado aún explicaciones públicas de cómo se produjo la fuga de quien fuera uno de los 10 delincuentes más buscados del mundo, detenido en Uruguay desde 2017.

El gobierno de Tabaré Vázquez se limitó a dar cuenta del escape y de la renuncia del funcionario, a pesar de que Italia le solicitó públicamente explicaciones sobre el suceso.

“Pedimos explicaciones inmediatas al gobierno de Uruguay”, escribió el ultraderechista ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, en una nota divulgada a la prensa horas después de la fuga. “Es desconcertante y grave que un criminal como Rocco Morabito, jefe de la ‘Ndrangheta’ (ndlr: mafia calabresa), haya logrado escaparse de una prisión en Uruguay en donde esperaba la extradición”, sostuvo.

Morabito y sus compañeros de fuga salieron del complejo penitenciario y penetraron en un apartamento vecino, a cuya propietaria le exigieron que les abriera la puerta para escapar por la vía pública.