Culiacán
Fotografía: Redes sociales
Culiacán, Sinaloa.

Pistoleros del narcotráfico lanzaron una oleada violenta de bloqueos y balaceras en Culiacán por la captura de uno de los hijos del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo”.

Los bloqueos de los sicarios, presuntamente gente del cartel de las drogas de Sinaloa, se extendieron a las salidas de la ciudad.

El Gobierno de Sinaloa llamó a la población “a mantener la calma, a no salir a las calles” ante lo que calificó como “hechos de alto impacto” que se presentan las últimas horas en Culiacán.

En diversas partes de la ciudad se escuchaban balaceras y se observa a decenas de personas fuertemente armadas que tomaron autobuses de transporte público

Fuentes citadas por la televisión hablaron de la captura de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos del Chapo Guzmán, lo que desató los bloqueos y las balaceras

En diversas partes de la ciudad se escuchaban balaceras y se observa a decenas de personas fuertemente armadas que tomaron autobuses de transporte público y que se mueven en vehículos blindados por ellos mismos.

El punto más fuerte de los bloqueos y tiroteos está en los alrededores de la sede de la Fiscalía de Sinaloa, donde presuntamente se tendría detenido al hijo del Chapo Guzmán.

Presuntamente el objetivo de estos bloqueos es presionar a las autoridades para que lo liberen y fuentes citadas por la prensa mexicana afirman que los criminales intentan secuestrar a familiares de militares y autoridades como forma de presión.

Ovidio, de 28 años de edad y apodado “El ratón”, fue acusado hace un año de tráfico de cocaína, metanfetamina y marihuana.

El Chapo tuvo en total diez hijos con tres esposas distintas, cuatro con la segunda y unas gemelas con la tercera que fueron vistos durante su juicio en Estados Unidos.