Bolivia
El candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, muestra su boleta de votación antes de votar en una escuela en la ciudad de La Paz (Bolivia). EFE/Joédson Alves
La Paz, Bolivia. 

Bolivia vive una tensa calma a la espera de los resultados oficiales de las elecciones generales de este domingo, mientras un par de sondeos a boca de urna dan como ganador en primera vuelta al candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce.

Tras una jornada que se desarrolló en paz, con “civismo” y una alta participación de votantes, la incertidumbre se apoderó de los bolivianos que veían pasar las horas sin que el órgano electoral diera a conocer los resultados de las votaciones.

Arce ya celebra la victoria 

Pasada la medianoche y ante la presión de políticos y ciudadanos, se conoció que la encuesta de Ciesmori para las cadenas de televisión Unitel y Bolivision da un 52.4 % de los votos al exministro Arce, con lo que sería el ganador al tener más del 50 % de votos.

A continuación quedaría Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana con el 31.5 %, seguido de Luis Fernando Camacho de Creemos con el 14.1.

La encuesta de la iniciativa Tu Voto Cuenta difundida por la televisora Cadena A da un 53 % de los votos al candidato del MAS, a Mesa 30.8 % y a Camacho el 14.1 %.

Arce celebró en La Paz un triunfo que dio por seguro, mientras que Evo Morales lo hizo desde Argentina, cuando el recuento oficial de votos iba por poco más del 7 por ciento.

La presidenta interina del país, Jeanine Áñez, reconoció que aunque no es el cómputo oficial, la victoria de MAS se ve segura y felicitó a sus candidatos.

Pedidos de prudencia

Ante la impaciencia por conocer los resultados, la presidenta interina pidió a los ciudadanos y partidos políticos tener “paciencia” y “madurez” para esperar los resultados oficiales.

Agradeció asimismo a los ciudadanos, las autoridades electorales y las fuerzas del orden por contribuir a que esta jornada fuera “un día de fiesta pacífica y democrática”.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, destacó que la jornada de votación concluyó de manera “pacífica y participativa”, que era lo que necesitaba el país “para afianzar su democracia”.

Tras el cierre de los puestos de votación, las autoridades desplegaron en todo el país un operativo militar y policial para garantizar la seguridad hasta que se conozcan los resultados oficiales.

Los temores se disparan 

Los bolivianos aún tienen en su memoria el violento estallido social que se registró después de las polémicas elecciones de 2019, que desencadenaron la renuncia de Evo Morales a la Presidencia, el 10 de noviembre denunciando que era obligado por un golpe de Estado, y dejaron al país con un vacío de poder, hasta que Jeanine Áñez asumió a los dos días el Gobierno de forma interina.

Situación que llevó a que días atrás cientos de bolivianos se abastecieran de comida y combustible ante el temor de una nueva crisis, pero rápidamente esa situación fue disipada por el mismo comportamiento de los votantes.

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su reconocimiento al “pueblo boliviano por la actitud cívica al acudir masiva y pacíficamente a ejercer su derecho al voto”.

“En este contexto en el que el cómputo avanza con lentitud, reiteramos nuestro llamado para que, tanto la ciudadanía como los diferentes actores políticos, esperen con paciencia los datos oficiales. Los próximos días serán cruciales para el futuro de Bolivia”, señaló.

En el mismo sentido, la delegación de la Unión Europa (UE) felicitó “al pueblo boliviano por haber protagonizado una jornada electoral participativa y en paz” e hizo un llamado a que se preserve la calma mientras se conocen los resultados, para evitar que se desvirtúe el proceso electoral.

Por contra, Morales desde Argentina expresó sus sospechas sobre “el levantamiento del Direpre a pocas horas del día de las elecciones” y luego de que “las empresas encuestadoras se niegan a publicar los resultados a boca de urna”.

El TSE ya había anunciado que prescindía del sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), para dar prioridad a la “certeza” del resultado sobre la “impaciencia” de conocer el recuento cuanto antes.

Precisamente en las elecciones de hace un año, el sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP), distinto al Direpre, fue cuestionado al permanecer casi un día sin emitir datos y reanudarse de repente con un resultado a favor del entonces presidente Evo Morales.