Canadá mascarillas
Fotografía: EFE
Toronto, Canadá.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aseguró este sábado que no tomará represalias contra Estados Unidos por la decisión de la Casa Blanca de impedir la venta a Canadá de mascarillas N95, pero dijo que tratará el tema con el presidente estadounidense, Donald Trump, en los próximos días.

“No estamos interesados en medidas de represalia o medidas punitivas”, aseguró Trudeau durante su conferencia de prensa diaria.

El primer ministro canadiense añadió que Canadá está teniendo “conversaciones muy constructivas” con las autoridades estadounidenses sobre la disputa y que ha recibido “un respuesta muy buena”.

Trudeau añadió que hablará “en los próximos días” con Trump sobre la decisión de este de impedir que la empresa 3M envíe a Canadá y a Latinoamérica pedidos de mascarillas N95 producidas por la multinacional en Estados Unidos.

La decisión de Trump, que este viernes confirmó 3M en un comunicado en el que criticaba la decisión de la Casa Blanca por considerarla contraproducente para los intereses de Estados Unidos, ha causado estupor en Canadá y llamadas a que Ottawa responda de la misma forma.

Este viernes, Trudeau señaló que la medida era “un error” e insinuó que Canadá podría tomar represalias, impidiendo por ejemplo que miles de asistentes sanitarios canadienses que cada día viajan a Detroit (Michigan) para trabajar en hospitales de esa ciudad estadounidense sigan desempeñando sus funciones.

Hoy, Trudeau recordó que el papel, la materia prima con la que 3M produce las mascarillas N95, procede en su totalidad de Canadá, por lo que no tiene sentido que los dos países, cuyas economías están altamente integradas, pongan barreras al comercio de materiales esenciales durante esta crisis.

Trudeau también intentó apaciguar los temores de la población canadiense al señalar que en las próximas 48 horas, Canadá recibirá millones de mascarillas adquiridas por el país en China y que llegarán por avión al país.

El cargamento incluye material de protección para los trabajadores sanitarios adquiridos por la provincia de Quebec, la más afectada por el COVID-19 y que ha advertido que se podría quedar sin mascarillas, guantes y otros equipos básicos en los próximos días.

Hasta este sábado, Canadá contabiliza 13 mil 860 casos y 228 muertes de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, en su mayoría en las provincias de Quebec y Ontario.

Este viernes, Ontario advirtió de que la COVID-19 podría causar entre 3 mil  y 15 mil muertes en la provincia, en la que viven unos 15 millones de personas.

Ontario también señaló que sin las medidas de distanciamiento social, confinamiento voluntario y cierre de empresas no esenciales, el número de muertes podría haber llegado a 100 mil .