Boeing
Fotografía: stephen Brashear - AFP
Nueva York, Estados Unidos.

El director ejecutivo de Boeing, Dennis Muilenburg, dijo el miércoles que la compañía podría dejar de fabricar “temporalmente” su modelo 737 MAX en caso de que se alargue su orden de inmovilización.

Si nuestra estimación del retorno al servicio (del MAX) se modificara, podríamos ver reducciones en el ritmo de producción y otras opciones, incluido el cierre temporal de la producción”, dijo Muilenburg en una conferencia telefónica.

Boeing aseguró la semana pasada que preveía un levantamiento de la prohibición para volar de los modelos MAX, que tiene cuatro meses vigente luego de dos accidentes en los que murieron 346 personas, pero el miércoles tuvo más cautela y reconoció que esta decisión estaba en manos de los reguladores.

En abril Boeing redujo su producción de MAX de 52 a 42 aparatos mensuales pero el pasado jueves dijo que planea elevar a 57 en 2020 la fabricación mensual.

Esa última previsión se basaba en la hipótesis de que los MAX volverían a volar a comienzos del cuarto trimestre de este año.

“Trabajamos sin pausa para responder a sus exigencias. Ese proceso es dinámico e implica un permanente diálogo”, añadió el director ejecutivo al referir que son los reguladores aéreos, como la FAA, los que tienen la última palabra sobre el retorno al servicio del 737 MAX.