Venezuela
Fotografía: Cristian Hernández - AFP
Caracas, Venezuela.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, concluía este viernes una visita a Venezuela reuniéndose con el opositor Juan Guaidó, quien aseguró que la diplomática impulsa la liberación de “presos políticos”.

Bachelet también será recibida en la tarde por el presidente del país, Nicolás Maduro, acusado por la oposición de sistemáticas violaciones de los derechos humanos y de haber sumido al país en la peor crisis económica de su historia reciente.

Con consignas como “Maduro es Pinochet”, unas 300 personas se concentraron en Caracas para llamar la atención de la expresidenta chilena sobre los “presos políticos”, el colapso de la salud y la falta de libertades.

“Le pido a Bachelet que se ponga la mano en el corazón y haga historia abogando por nuestros derechos”, dijo a la AFP Neida Brito, cuyo hijo se exilió en Chile para evitar ser detenido durante protestas que dejaron unos 125 muertos en 2017.

“Nos quieren pisotear y Bachelet tiene que ver eso”, añadió la jubilada de 61 años frente a la sede del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Coches de bebé en alto y vacíos sobresalieron en la protesta, como símbolo de la muerte de menores por la supuesta falta de tratamientos médicos.

Según la ONU, ante la debacle económica, un cuarto de la población venezolana -equivalente a siete millones de personas- requiere atención humanitaria urgente, mientras cuatro millones emigraron desde 2015.

– “Presos políticos” –

Bachelet, quien hará una única declaración en la noche, se reunió temprano en el palacio legislativo con Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países liderados por Estados Unidos.

“Nos manifestó que está insistiendo con la liberación de los presos políticos”, aseguró a periodistas el jefe parlamentario, quien se autoproclamó hace cinco meses luego de que la cámara declarara ilegítimo el segundo mandato de Maduro.

La ONG Foro Penal denuncia que en el país petrolero hay unas 687 personas detenidas por razones políticas, aunque Maduro niega que ese sea el motivo.

La Alta Comisionada mantuvo un encuentro el jueves con familiares de esas personas, muchas acusadas de conspirar para derrocar al gobierno socialista.

Bachelet también se vio con parientes de fallecidos durante protestas antigubernamentales, que ONG cifran en unos dos centenares desde 2014.

Guaidó dijo que además dialogó con Bachelet sobre la “persecución” al Legislativo, varios de cuyos miembros son procesados por un presunto atentado y un fallido alzamiento militar contra Maduro, y que la comisionada prevé dejar a dos delegados suyos en Venezuela durante tres meses.

La visita de Bachelet es un “reconocimiento (…) de la emergencia humanitaria compleja que está al borde de convertirse en una catástrofe”, subrayó el opositor.

– Alcance limitado –

La comisaria se entrevistó igualmente este viernes con Diosdado Cabello, número dos del chavismo y presidente de la Asamblea Constituyente, órgano que en la práctica asumió las competencias del Parlamento y que la oposición considera ilegítimo.

Cabello ha criticado en el pasado a Bachelet. “Ojala que pregunte cómo quemaron vivo a una persona solo por parecer chavista”, afirmó esta semana sobre un caso ocurrido durante las protestas de 2017.

La exmandataria dialogó el jueves con altos funcionarios del gobierno y de los demás poderes públicos -controlados por el chavismo-, incluido el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, clave en el apoyo militar a Maduro.

Durante esas audiencias, el gobierno enfatizó las sanciones de Estados Unidos como un agravante de la crisis, con escasez de bienes básicos y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10,000,000% para este año.

La Alta Comisionada ha criticado las medidas de Washington por considerar que profundizarán las penurias.

Bachelet “no tiene forma de resolver la crisis, pero sus recomendaciones serán trascendentales en la medida que se concrete un cambio de gobierno o sean atendidas por quien tenga el control del Estado“, señaló a la AFP el internacionalista Mariano de Alba.