Fotografía: AFP
Guadalajara, Jalisco.

Sin las clases presenciales los jóvenes navegan más en internet, donde también suceden las autoagresiones o autolesiones digitales

Se hacen daño sin que se note, son discretos, sufren porque su mensaje no tiene likes, a veces las lesiones pasan de criticarse a sí mismos hasta fracturarse frente a una cámara.

Las autolesiones digitales significan agresión hacia sí mismo con la característica que son compartidas en medios electrónicos, explicó Jesús David Palomino Esparza, director de la división de psicología de las emergencias del Colegio de Profesionales de la Psicología del Estado de Jalisco.

Uno de los ejemplos es el reto de la ballena azul, que implicaba desafíos que iban aumentando el riesgo hasta la etapa final que consistía en cometer un acto suicida.

A veces los jóvenes que se agreden se sienten muy enojados y no saben cómo enfrentarlo, pueden experimentar una tristeza muy grande, sentimientos de odio a su persona, otros lo hacen por destacar, ser populares y llevarse el reconocimiento, pero en ocasiones es por aburrimiento porque probablemente no encuentran actividades significativas en su entorno.

La persona que ya sufre porque su mensaje no tiene suficientes vistas ya tiene un apego dañino a las plataformas digitales, señaló el especialista.

Los jóvenes no suelen buscar ayuda ni reconocer la situación, generalmente las familias son las que detectan que sus hijos tienen problemas con el internet. Al descubrir las lesiones los familiares experimentan un momento de pánico y angustia.

Una forma de acercarse es preguntarles: ¿quieres contarme algo? ¿algo de lo que quieras platicar? ¿qué te sucede, cómo puedo acercarme a ti? ¿qué es lo que estás sintiendo?, pero desde una postura de escucha.

Redacción: Elizabeth Ortiz