Nevado de Colima
Fotografía: Andrea Gutiérrez Vargas
Zapotlán el Grande, Jalisco.

En diferentes diligencias en municipios del sur de Jalisco durante 2017, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) encontró y clausuró 129.5 hectáreas con plantíos de aguacate que carecían de autorización de cambio de uso de suelo.

La dependencia federal contabilizó 32 mil 686 arbolitos de persea americana (nombre científico del aguacate) donde calculó que nueve mil 463 árboles adultos de pino y encino habían sido talados y desenraizados con maquinaria pesada.

Los municipios donde se encontraron los plantíos ilegales de aguacate fueron Mazamitla, Zapotlán el Grande, San Gabriel, Gómez Farías y Concepción de Buenos Aires.

En inspecciones realizadas entre 2003 y 2016, la PROFEPA encontró que 11 mil 540 hectáreas de bosque fueron modificadas irregularmente, según el expediente PFPA/5.3/12C.6/0000710-17, obtenido vía transparencia. Los municipios donde se registraron estas ilegalidades fueron:

  • Amacueca: 1 Ha
  • Zapotitlán de Vadillo 1 Ha
  • Gómez Farías 3 Ha
  • La Manzanilla de la Paz 4 Ha
  • Tapalpa 8.9 Ha
  • Concepción de Buenos Aires 26.1 Ha
  • Atoyac 45.5 Ha
  • Quitupan 49.5 Ha
  • Tuxpan 50 Ha
  • Zapotiltic 96 Ha
  • San Gabriel 102.3 Ha
  • Zapotlán el Grande 126 Ha
  • Tamazula de Gordiano 173.1 Ha
  • Mazamitla 10,694 Ha

*Ha= Hectárea

Hasta agosto del 2017, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Forestales de la PGR sólo tenía registro de una carpeta de investigación iniciada por cambio de uso de suelo no autorizado en el Estado de Jalisco; sin embargo, no correspondía a ningún municipio de la región sur sino a Tomatlán, en la zona costera, misma que fue abierta en el año 2016, según el oficio PGR/UTAG/DG/000674/2017, obtenido vía transparencia.

-Temperatura del Nevado de Colima incrementa 0.33 grados en cinco años-

El coordinador ejecutivo del Parque Nacional Volcán Nevado de Colima de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (SEMADET), José Villa Castillo, señaló en entrevista que la tala de pinos y encinos en el sur de Jalisco contribuye directamente al calentamiento global.

Del 2013 al 2017, la temperatura promedio anual en el Parque Nacional Volcán Nevado de Colima incrementó 0.33 grados centígrados: pasó de 8.65 a 8.98, según la medición de un termómetro que operan desde 2013 la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Comisión Nacional del Agua.

“Esos cambios pequeños pero constantes están modificando al planeta. Ahí se muestra que la temperatura va aumentando y la precipitación va disminuyendo. Estos datos locales ratifican la tendencia mundial –de calentamiento global-“, dijo el coordinador del parque.

Villa Castillo advirtió que los servicios medioambientales de un bosque de pino y encino, como la recarga de los mantos acuíferos y la regulación del clima, no se comparan con los de una plantación de aguacate.

“Al sustituir los bosques se rompe el equilibrio de transpiración, del movimiento de las masas de vapor que forman las nubes, se rompe el ciclo del agua. Al sustituir los bosques pues hace este calorón (…) Está comprobado que lo que recarga de agua al subsuelo son los bosques, no los monocultivos”, señaló el biólogo.

El coordinador del Parque Nacional también advirtió que incremento de la temperatura afecta los ecosistemas de bosque mesófilo y bosque alpino en el Nevado de Colima, ya que provoca a que la población del insecto descortezador, dendoctonus mexicanus, crezca de manera que se convierte en una plaga y acelere la descomposición de los árboles.

“El aumento de la temperatura actúa como un disparador de las poblaciones de insectos descortezadores que, adicional al estrés del bosque por la sequía, facilita el incremento de la mortalidad de árboles. Por eso vemos un incremento en los árboles muertos en el Parque”, sentenció.

José Villa Castillo dijo que la población debe ser consciente de sus hábitos de consumo y cuidar encarecidamente los bosques: “Si es que la sociedad quiere sobrevivir a la sequía y en un entorno agradable, los bosques se tienen que reconstruir de manera urgente”, concluyó.

Hasta agosto del 2017, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Forestales de la Procuraduría General de la República sólo tenía registro de una carpeta de investigación iniciada por cambio de uso de suelo no autorizado en el Estado de Jalisco, pero esta no correspondía a ningún municipio de la región sur sino a Tomatlán, en la costa, y fue abierta en el año 2016, según el oficio PGR/UTAG/DG/000674/2017, obtenido vía transparencia.

Esta información formó parte de un proyecto Pie de Página en alianza con los medios Letra Fría y El Suspicaz.

Cristian Rodriguez

Cristian Rodriguez

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Guadalajara. Premio Jalisco de Periodismo 2016 y 2017, ambos en la categoría estudiantes.

Es reportero del sur de Jalisco.
Cristian Rodriguez

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here