Lluvias en Japón
Fotografía: Martin Bureau - AFP
Kurashiki, Japón.

Los equipos de rescate japoneses redoblaban sus esfuerzos este martes para encontrar supervivientes entre los escombros aunque con pocas probabilidades, después de las intensas lluvias que dejaron al menos 156 muertos en el oeste de Japón.

Las autoridades no tienen noticias de una decena de personas, señaló el portavoz gubernamental Yoshihide Suga, pero los medios hablan de más de 50 desaparecidos.

Se trata de la mayor catástrofe por un fenómeno meteorológico en Japón desde 1982.

El primer ministro, Shinzo Abe, visitará la zona de desastre el miércoles, anunció el portavoz de Gobierno en una conferencia de prensa.

Unas 8.400 personas que fueron evacuadas seguían el martes en refugios dispuestos por las autoridades, mientras otros fueron recibidos en casas de allegados.

“Los 75.000 policías, bomberos, soldados de las Fuerzas de Autodefensa [apelación del ejército japonés] y guardacostas hacen lo máximo posible por ayudar a los afectados”, destacó Suga.

Las búsquedas y trabajos de limpieza proseguían bajo un intenso sol, con temperaturas previstas de 35ºC a la sombra, “y este tiempo soleado durará al menos una semana”, añadió Suga,

En esas circunstancias, es necesaria “una gran vigilancia” por el riesgo de insolación y golpes de calor, así como por la posibilidad de que se produzcan nuevos corrimientos de tierra, insistió el vocero.

Las inéditas precipitaciones registradas entre el viernes y el domingo provocaron unas terribles inundaciones, riadas de barro e importantes daños que dejaron atrapados a numerosos habitantes, a pesar de que se habían emitido órdenes -no obligatorias- y recomendaciones de evacuación para millones de personas.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here