Aumenta la presión para que ingrese ayuda humanitaria a Venezuela
Fotografía: Joe Raedle AFP
Venezuela

El opositor venezolano Juan Guaidó exigió este lunes a los militares dejar ingresar el próximo sábado la ayuda humanitaria, pese a que el gobierno de Nicolás Maduro les ordenó bloquearla por considerarla el inicio de una invasión militar estadounidense.

“La orden está dada. De nuevo señores de la Fuerza Armada: permitan que entre la ayuda humanitaria, tienen la oportunidad de ponerse del lado de la Constitución, de las necesidades de la gente”, aseguró Guaidó, jefe del Congreso de mayoría opositora.

Reconocido como presidente interino de Venezuela por 50 países, Guaidó prepara movilizaciones en todo el país para acompañar a voluntarios que irán a la frontera en caravanas de autobuses en busca de toneladas de medicinas y alimentos acopiadas en Colombia, Brasil y Curazao.

“El 23 de febrero la ayuda humanitaria entra sí o sí en Venezuela y en todos los rincones del país nos vamos a movilizar. Las brigadas irán en caravana mientras (que) habrá protestas (…). No va a ser a través del miedo que nos van a detener”, aseveró.

Cargamentos de asistencia llevados en aviones militares de Estados Unidos permanecen en bodegas en la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca del puente limítrofe de Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con camiones y otros obstáculos.

Un segundo centro de almacenamiento en Brasil se abrirá en el estado fronterizo de Roraima para recibir ayuda brasileña y el martes llegará un avión desde Miami a Curazao con más asistencia estadounidense, según el equipo de Guaidó.

La Fuerza Armada, principal sostén de Maduro, reforzará la presencia en las fronteras, pues a juicio de Maduro la ayuda humanitaria es un “show” y el preludio de una acción militar no descartada por el gobierno de Donald Trump.

Guaidó agradeció el respaldo de Trump, quien este lunes hablará de la crisis venezolana en Miami a las 21H00 GMT.

– Concierto y “contraconcierto” –

Guaidó fijó para el ingreso de la ayuda el día en que cumple un mes de haberse autoproclamado como presidente encargado, luego de que el Congreso declarara a Maduro “usurpador” al considerar “fraudulenta” su reelección.

Un día antes se celebrará en Cúcuta un concierto con artistas internacionales, organizado por el multimillonario británico Richard Branson para recaudar 100 millones de dólares en 60 días, que se sumarán a más de 110 millones ya reunidos según Guaidó.

Al concierto asistirán los presidentes de Colombia, Iván Duque, y Chile, Sebastián Piñera.

En contrapartida, el gobierno de Maduro anunció este lunes un concierto de dos días, 22 y 23 de febrero, en el puente Simón Bolívar, que comunica con Cúcuta a la población venezolana de San Antonio.

“Será un mensaje de denuncia contra la agresión brutal a la que se intenta someter” a Venezuela, declaró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, quien dijo que además se enviarán a Cúcuta cajas de alimentos y que habrá jornadas de atención médica gratuita.

Guaidó, de 35 años, no ha revelado cómo pretende vencer el cerco impuesto por Maduro, pero asegura que el sábado habrá una “avalancha humanitaria” y que espera que los 700 mil voluntarios registrados aumenten a un millón.

Este lunes, la oposición denunció que la web de registro de voluntarios fue bloqueada por la estatal CANTV, mayor proveedora de telefonía e internet en Venezuela. La AFP constató que la página no funciona con ese servicio, pero sí con el de compañías privadas.

Los venezolanos padecen falta de medicamentos e insumos hospitalarios, además de una voraz hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año. Huyendo de la crisis unos 2.3 millones (7% de la población) emigraron desde 2015, según la ONU.

Pero Maduro, quien tilda la ayuda enviada por Estados Unidos como “migajas” de “comida podrida y contaminada”, culpa de la crisis a sanciones financieras de Washington, con daños a la economía estimados por Caracas en 30 mil millones de dólares.

– “No hay posibilidad de una guerra” –

El conflicto por la ayuda humanitaria escaló a nivel internacional. Rusia, China, Turquía Irán, Cuba y otros aliados de Maduro han condenado “la injerencia” de Estados Unidos y otros países.

Según Maduro, Venezuela está en el centro de una lucha “geopolítica” en la que Washington buscar apropiarse de petróleo y el oro del país, usando como “títere” a Guaidó.