Emirates en México
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

La llegada de Emirates Airlines a México es una “amenaza” para aerolíneas y sindicatos mexicanos, en especial Aeroméxico, por lo que se ha desatado un conflicto político y legal en el que la compañía emiratí afronta acusaciones de “competencia desleal” y violaciones a la ley.

Expertos consultados por Efe indicaron este sábado que se ha “politizado” el arranque de Emirates, que ya vende billetes para su nuevo servicio diario entre Dubái y Ciudad de México con escala en Barcelona, a partir del 9 de diciembre, por las demandas de Aeroméxico contra la asignación de horarios en el aeropuerto de la capital mexicana.

Carlos Ozores, analista principal de la consultora ICF Aviation, apuntó que el vuelo “es una noticia positiva para el país” porque traerá más flujo de turistas, logrará una mayor conexión y beneficiará a los consumidores, pero que esto ha despertado el temor y el rechazo de sectores que podrían padecer afectaciones.

“De que Emirates le va a hacer competencia a Aeroméxico y que pudiera perjudicar la posibilidad de crecimiento o incluso poner en riesgo la viabilidad de Aeroméxico, sí, definitivamente, porque estás hablando de una aerolínea con una posición financiera más fuerte”, explicó Ozores.

Desde el anuncio de la nueva ruta de Emirates, en julio, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación y el Sindicato Nacional de Trabajadores al Servicio de las Líneas Aéreas protestaron por considerar que la competencia es “desleal” y “pone en peligro” sus empleos.

En esto coincide Aeroméxico, que la semana pasada obtuvo un amparo contra la llegada de Emirates, a la que acusa de recibir subvenciones del Gobierno emiratí y de no tener permiso, pues niega la validez del Convenio sobre Servicios Aéreos firmado por México y Emiratos Árabes Unidos (EAU) el 2012 en Abu Dhabi.

Sin embargo, Ozores comentó que “nunca se ha comprobado” que Emirates esté subsidiado, pues ellos argumentan que compran los insumos a precio de mercado, por lo que solo se benefician del laxo sistema tributario emiratí, al igual que las demás empresas que operan en el país.

El consultor detalló que uno de los puntos centrales de la queja de Aeroméxico es que Emirates volará una ruta que la aerolínea mexicana controla, por ahora, sin partir o llegar de forma directa a los Emiratos Árabes Unidos, algo que ya hace en países latinoamericanos como Argentina y Chile.

“Agregan a México a la red y permiten generar conectividad. El tráfico que genera Emirates sí llevará un poco de tráfico de Dubái, pero la mayor parte de las personas que viajan en todos sus vuelos es tráfico de conexión que va a Dubái o a otro mercado pequeño”, manifiestó.

Arturo Lan, director de la firma de abogados Bufete Lan, expuso a Efe que uno de los principales puntos de la controversia es la “quinta libertad aérea”, que es el derecho que un país otorga a otro para embarcar o desembarcar pasajeros, correo y carga aunque el origen o destino sea un tercer Estado.

El especialista en derecho aeronáutico advirtió que hay dos razones legales que podrían impedirle a Emirates arrancar operaciones en México.

Una es que la Dirección General de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de México no expida la autorización para operar la ruta y la otra es que un tribunal fallara en contra de su operación, como pretende Aeroméxico.

“Algunos medios de comunicación han reportado declaraciones del secretario de Comunicaciones y Transportes en el sentido de que Emirates podría ofrecer servicios a la Ciudad de México sin ningún obstáculo legal, pero más que declaraciones hay que atender la dimensión judicial”, detalló el jurista.

Ante esta controversia, Emirates Airlines, que ha afrontado obstáculos legales similares de parte de las aerolíneas estadounidenses, asegura que el convenio entre México y EAU “es válido” y confía en que el Gobierno mexicano apelará el fallo en su contra.

“En espera del resultado de esta apelación, todos nuestros derechos siguen siendo válidos y vigentes. Estamos en estrecho contacto con las autoridades competentes en México para completar todos los trámites habituales antes de comenzar los servicios”, dijo la compañía en un pronunciamiento oficial enviado a Efe.